Inicio»Yucatán»Se pierden 80 mil hectáreas de selva

Se pierden 80 mil hectáreas de selva

0
Compartidos
Google+

Cerca de 80 mil hectáreas de la selva baja caducifolia se desforesta anualmente en la Península, coincidieron en señalar integrantes del Observatorio de la Selva Maya (OSM), al establecer que los principales factores son la agricultura y la ganadería.

Por lo que se destacó la importancia de establecer medidas para contrarrestar los efectos de la actividad agropecuaria, ya que ello permitiría tener un medio ambiente más saludable y evitar el empobrecimiento de las comunidades que dependen de los recursos naturales.

El coordinador de la Alianza México REDD+, Sébastien Proust, afirmó que la deforestación y la degradación de la selva maya emite bióxido de carbono a la atmósfera, lo que contribuye directamente al cambio climático.

Tan sólo la Península de Yucatán exhala cerca de cinco millones de toneladas de este gas a la atmósfera, por lo que es necesario reducir esta cifra, por lo que se busca para 2030 evitar todo acto de deforestación selvática.

En esta región del país hay anualmente 80 mil hectáreas afectadas, de las cuales, 20 mil son de Yucatán, el 25 por ciento, y el resto, de Campeche y Quintana Roo.

Del total del área afectada en el Estado, el 50 por ciento es por la actividad ganadera, pues actualmente se deforesta una hectárea por cada cabeza de ganado, y ahora se busca aumentar el número de animales que podría haber en esta extensión de terreno.

Al mismo tiempo se recomendará la reforestación de especies propias de la entidad, tal el caso del ramón, cuyo beneficio alimenticio es tanto para el ganado como para las personas.

Mientras que el resto de la extensión dañada es consecuencia de la agricultura, el desarrollo urbano, los incendios, y el cambio de uso de suelo, entre otros factores.

 

AFECTACIONES

El noroeste del Estado se ve seriamente afectado por la actividad ganadera, mientras que el sur es por la mecanización del suelo con fines agrícolas, además de las áreas aledañas a la mancha urbana.

Expresó que el sustento de numerosas familias dependen de los recursos naturales, específicamente entre el 50 y el 80 por ciento de lo que obtienen.

“La pérdida de los recursos naturales provoca también el empobrecimiento de las comunidades”, aseveró.

Incluso, la riqueza de la selva es tanto por la biodiversidad que alberga así como la principal generadora de agua, por lo que su conservación garantizará la obtención de éste recurso esencial.

Noticia anterior

Pensaban vecinos que ebrio estaba muerto

Siguiente noticia

Aseguran tráiler con hidrocarburo