Inicio»Yucatán»Diabetes, una enfermedad que carece de cura

Diabetes, una enfermedad que carece de cura

0
Compartidos
Google+

Pese el avance médico en la detección y atención de la diabetes, aún es remoto contar con una cura contra enfermedad, reconoció el especialista del Hospital Regional de Alta Especialidad de la Península de Yucatán (Hraepy), Marco Antonio de la Fuente Torres.

Igualmente, reconoció que a pesar de que Yucatán es uno de los 10 estados del país con menor incidencia registrada en lo que va del año, la tasa es superior al promedio nacional, por lo que consideró urgente fortalecer las medidas de prevención de este padecimiento.

“La diabetes todavía no tiene cura, pero sí se puede controlar bastante bien”, aseveró al convocar a los pacientes y familiares a tomar las respectivas medidas para evitar que el problema aumente.

Mencionó que México tiene una tasa del 9.2 por ciento de la población, mientras que en Yucatán, oscila en el 10 porcentual.

Indicó que la diabetes es una enfermedad multifactorial que tiene como mayores riesgos una carga genética, es decir, cuando algún familiar la padeció.

De igual forma está la obesidad, el sedentarismo y el aporte calórico, es decir, la nutrición juega un papel importancia en la aparición de este mal.

Reconoció lo difícil que es detectar a simple vista esta enfermedad, por lo que son muchas las personas que la padecen sin saberlo.

“Es silenciosa durante varios años y en tanto no hay síntomas puede afectar casi sin notarlo a varios órganos o sistemas del cuerpo humano, y cuando se detecta el problema ya está avanzado”, acotó.

De la Fuente Torres ejemplificó el caso de los ojos, pues causa daños en la retina y pueden llevar a la persona a la ceguera.

Asimismo, en el sistema nervioso hay trastornos de tipo sensitivo y dolor en diversas partes del cuerpo.

De igual forma, puede haber daños severos como problemas del funcionamiento renal y hasta la pérdida de ambos riñones.

El especialista explicó que en el sistema circulatorio, los daños pueden ser en los vasos arteriales pequeños que llevan sangre a los pies y piernas, y si hay heridas son difíciles de curar, pero muy susceptibles de infectarse, razón por la que a menudo algún miembro infectado debe amputarse.

Advirtió que también en el sistema circulatorio presenta daños en el mismo con riesgo de infarto. A las encías también las afecta con la formación de abscesos que causan daños al hueso, subrayó.

Noticia anterior

Convierten a Campeche en capital del exorcismo

Siguiente noticia

Fallece en el interior de anexo

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *