Tribuna Campeche

Diario Independiente

Recula el arzobispo

Que no dijo lo que dijo del obispo González

MÉRIDA.— El arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, negó haber exhortado al obispo de Campeche, José Francisco González González, a que acabara con los problemas generados en esa Diócesis, por su presunta omisión, abusos y excesos.

Lo apoyo “como hermano obispo que es”, y en ningún momento haría una crítica en su contra, sobre todo, cuando desconozco los problemas que González González ha provocado en Campeche, subrayó.

El representante de la grey católica de Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán expresó a TRIBUNA que lamentaba que sus declaraciones, en entrevista grabada por la cadena televisiva Telemar, “fueran tergiversadas”.

En esa entrevista, en referencia al problema de dos denuncias de pederastía a curas campechanos dijo que tienen un procedimiento preciso a seguir, mediante el cual se entiende que el dirigente de la Iglesia Católica campechana debió suspender a los sacerdotes Francisco Velázquez Trejo y Martín Mena Carrillo.

Rodríguez Vega insistió en que sus dichos fueron “sacados de contexto” y en lugar de seguir el procedimiento al que hizo alusión, evadió hacer un llamado a aclarar las presuntas demandas de abuso sexual de los curas campechanos.

Lo que se busca en este caso es simplemente restaurar la buena fama de la Iglesia y de su obispo, no como un acto de violencia, justificó.

El V arzobispo metropolitano de la Arquidiócesis de Yucatán dijo desconocer la manifestación que González González protagonizó, luego de convocar a los fieles a través de las redes sociales. No lo sé, necesito estar ahí para saberlo. No puedo juzgarlo a distancia.

“Tiene  derecho de manifestación de inconformidad pública, ante posibles ofensas en su contra”, indicó. “Debe haber algún sentimiento de ofensa contra algún medio de comunicación”.

—¿Pero el hecho de que un sacerdote pueda convocar a los fieles, es válido para la Iglesia?.

—Realmente algún sentimiento de ofensa que se hace a un ministro se hace a la Iglesia, más si se hace a un obispo, el cual es cabeza de la Iglesia. La Iglesia no obliga a nadie a participar, pero se puede convocar cuando haga falta”, respondió.

Ejemplificó el caso del Grito de Dolores, efectuado el 15-16 de septiembre de 1810, por lo que “entonces ¿cómo se realizó la independencia de México? Con la convocatoria de un sacerdote”.

En este caso —continuó— es simplemente para restaurar la buena fama de la Iglesia de Campeche y de su obispo.

—¿Usted está a favor del obispo?, se le preguntó, cuando lo acompañaban representantes de la Iglesia Católica.

—¡Claro!… Nosotros nos apoyamos, nos apreciamos como hermanos obispos, y no me es permitido hacer cosas en otra diócesis, aseveró quien el pasado 29 de julio tomó posesión como nuevo representante de la grey católica peninsular.

—¿A pesar de lo que hizo?

—No sé lo que hizo, no me consta. Él es mi hermano, y más si es de la misma provincia, y desmintió que “hubiera hecho una crítica de él. No la hice, sólo dije lo que se tenía que hacer en ciertos casos, pero no me referí a que hubiera faltado el obispo de hacerlo”.

“No hablé de Campeche, porque no me consta su realidad. Hablé en general de lo que se hace en la Iglesia”, subrayó sobre el encubrimiento a los presuntos sacerdotes pederastas Felipe Velázquez Trejo y Martín Mena Carrillo.

“No soy rector de la Península de Yucatán, soy arzobispo de Yucatán, y como arzobispo no me corresponde juzgar lo que se haga o no en una diócesis de la provincia, y menos a un hermano obispo, sobre todo desconociendo la realidad. Si hiciera un juicio sería ante autoridades eclesiales o un diálogo fraterno con un obispo, nunca ante medios de comunicación”.

Sobre si ha conversado con González González en las últimas 48 horas, Rodríguez Vega expresó que “el obispo me comunicó la publicación, (que salió el pasado sábado 7)”, y se dijo respetuoso de la labor de TRIBUNA como medio de comunicación.

 

Monseñor, ¿quién miente?

En denuncias de abuso sexual contra sacerdotes debe haber cero tolerancia, expresó el arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, y advirtió que la instrucción precisa que se tiene es separar del cargo a los señalados, pedir que se denuncie ante las autoridades civiles e informar a Roma.

La versión textual de Rodríguez Vega es la siguiente:

Pregunta: —Padre, sin duda ha habido factores interesantes en los cuales hemos retomado un control social distinto. A veces hay gente que, no sé, vamos, trata de poner en contra de la gente a los sacerdotes o trata de dejar mal a la Iglesia. Hay una serie de factores ahí medio difíciles de entender. Esa gente que reniega de la Iglesia.

Respuesta: —“Bueno, yo creo que es difícil ser indiferente ante la Iglesia. Es difícil ser indiferente. Creo que ordinariamente la gente o ama a la Iglesia o la odia. Es difícil mantenerse en una postura totalmente indiferente.

“Entonces, este, no existe en la actualidad en México una persecución violenta como la que ha sufrido la Iglesia siempre, a lo largo de los siglos y sigue sufriendo en algunos lugares una persecución violenta. Y aquí en México esa persecución no existe. Quizás si existiera, pues daría más fortaleza y más definición a la fe, tal vez para cuidar y defender nuestra fe, pero creo que la violencia ha sido un poco más disfrazada, un poquito más tirando contra la imagen de la Iglesia, verdad, tratando de sacar incluso todos trapitos sucios habidos y por haber de la Iglesia, ¿verdad?, como para que a la hora que la Iglesia enseñe algo decir no, no hay autoridad moral porque ustedes miren lo que han hecho.

Pregunta: —Hablando precisamente de eso monseñor, hace unos cuatro meses en el vecino Estado de Campeche, donde está nuestra cadena hermana Telemar, hubo una serie de denuncias muy difíciles en contra de dos sacerdotes por problemas de pederastia. Son denuncias fundamentadas, formuladas, y que ya tiene conocimiento monseñor el arzobispo de allá, monseñor Ramón. ¿Usted qué opina al respecto?

Respuesta: —Ya no está monseñor Ramón allá en Campeche. Ahora está monseñor Francisco González. Bueno, eso tenemos unas instrucciones muy precisas de cómo proceder en ese tipo de casos, que ojalá no se repitan, pero hay instrucciones muy precisas, verdad. De tal manera que, que en la actualidad los obispos tenemos la instrucción de cuando haya una denuncia, mientras se aclaran las cosas, inmediatamente suspender del ministerio al sacerdote, pasar el caso a Roma para que sea juzgado desde Roma.

Promover para que se haga la denuncia a las autoridades civiles. Digo promover, porque a veces las familias no quieren saber nada de esto, tienen mucho miedo de que esto trascienda a medios de comunicación, ¿verdad? Entonces es difícil, porque por una parte tenemos ese deber de parte de las autoridades, pero también de parte de la misma Iglesia.

Pregunta: —Tomando en cuenta monseñor la instrucción o la encomienda de su Santidad Francisco el Papa, de que no se va a permitir en la Iglesia ningún tipo de abuso, ¿cuál es la postura de monseñor Gustavo Rodríguez Vega en Yucatán?

Respuesta: —Igual ¿verdad? Cero tolerancia ¿verdad? Igual cero tolerancia en ese tema, en ese tema que es digamos la parte más lastimosa que se ha manifestado en estos últimos tiempos ¿verdad? Otros tiempos no los conozco, pero en estos tiempos es la parte más lastimosa, más negra que se ha manifestado. Entonces tenemos que actuar con cero tolerancia y actuar con mucho amor, con mucha justicia para con las víctimas.

Pregunta: —¿No está en riesgo la Iglesia?

Respuesta: —No. No. Nuestra fe está puesta en Jesús, y Jesús dijo las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Se han pasado crisis muy fuertes a lo largo de los siglos y la Iglesia continúa, a pesar de nosotros. Continúa por la gracia de Dios.