Tribuna Campeche

Diario Independiente

Informa Insejupy que RPPC es ajeno a disputa con colegio

Aseguran conflicto entre particulares

El director general del Instituto de Seguridad Jurídica Patrimonial de Yucatán (Insejupy), Rubén Segura Pérez, informó que el Registro Público de la Propiedad y Comercio (RPPC), es totalmente ajeno al conflicto que mantiene grupo Nacer Global con directivos del Instituto Educativo Yucatán A.C. conocido como Instituto Patria.

En entrevista, el funcionario estatal aclaró que el conflicto de intereses por el Instituto Patria, quiere arrastrar al RPPC, lo cual es “inconcebible”.

Explicó que en abril pasado, en esa instancia estatal, Nacer Global registró como suya la compra-venta del antes citado plantel educativo, la cual quedó debidamente asentada en los libros de registro.

Dijo que hasta junio pasado cuando los directivos del citado instituto, cancelaron en la instancia estatal la primera compra-venta del Instituto Patria, la cual quedó registrado por un notario público.

Segura Pérez expuso que en esa dependencia estatal acuden empresarios, abogados, fedatarios para realizar trámites de compra-  venta de terrenos y de casas.

“Al mes tenemos alrededor de 30 mil expedientes registrados en la dependencia estatal, es una instancia declarativa, y nadie puede retocar expedientes que ahí se presenten”, aseguró.

Cabe recordar que el grupo Nacer Global había adquirido el inmueble del Instituto Patria por 50 millones de pesos, pero luego el edificio fue vendido a Gustavo Xacur García por 80 millones de pesos.

El director del Insejupy subrayó que son las autoridades judiciales las que tienen que resolver este “conflicto de intereses particulares”, y en caso que se requiera información sobre al asunto, dijo que la RPPC está dispuesto a aclarar las cosas.

“Estamos tranquilos porque sabemos que la dependencia no tiene nada que ver en este conflicto entre particulares, pero la quieren involucrar creándole una mala imagen”, resaltó.

De igual forma, aseveró que nadie puede tener acceso a los documentos que ahí se presenten, mucho menos retocarlos para cambiar los precios de los terrenos y casas.