Tribuna Campeche

Diario Independiente

Gobierno de Zapata es culpable de violencia

Ciudadanos repudian su lentitud para detener las agresiones a Uber

La violencia que se ha desatado en los últimos días en la capital yucateca es responsabilidad directa del gobernador Rolando Zapata Bello, pues a pesar de las amenazas abiertas contra socios de Uber, tuvo que ocurrir un ataque contra un chofer de esa empresa para que se activaran los cuerpos de seguridad, consideraron ciudadanos abordados por TRIBUNA.

Como hemos informado, el chofer de Uber, Carlos Orlando Ramírez Cabrera, de 55 años de edad, recibió una golpiza en la colonia San José Tecoh, del sur de la capital del Estado, a quien además quemaron su vehículo la madrugada del jueves.

Y es que tuvo que ocurrir un hecho violento, para que el Gobierno de Zapata Bello reaccione y ordene aplicar la ley a los responsables del ataque que resultaron taxistas pertenecientes a las federaciones Revolucionaria de Obreros y Campesinos de Yucatán (Frocy) y de Trabajadores de Yucatán (FTY).

Al respecto, el señor Javier Sabido López, dijo que los gobiernos priístas, protegen al Frente Único de Trabajadores del Volante (FUTV), quien es el principal “cerebro” de los ataques a choferes de Uber.

Recordó que desde hace varios años que esa organización de taxis goza de la exclusividad del servicio de taxis en Mérida, con tarifas excesivas sin consideración de los usuarios.

Reconoció que en la administración estatal de Patricio Patrón Laviada, hubo apertura para agrupaciones de taxímetros, lo que mejoró el servicio y también los precios para los usuarios, hasta el FUTV tuvo que aceptar los taxímetros”.

“Estamos a favor de que vengan más empresas a dar servicio y que permita abaratarlo”, enfatizó.

En su turno, la joven Natalia Martínez Sánchez, quien es oriunda de la Ciudad de México y está de paseo en Mérida, denunció que cuando arribó al Aeropuerto Internacional de Mérida “Manuel Crescencio Rejón”, pidió un servicio de taxi para que la trasladara a la colonia Mulsay, que en vehículo está cerca de la terminal aérea.

“Mi sorpresa es que tuve que pagar 250 pesos, mi error no fue preguntarle antes al chofer de que agrupación pertenecía, mis familiares me informaron que me atendió uno del Frente y que son muy caros”, puntualizó.

Aclaró que mientras más empresas brinden servicio de taxi y taxímetro es mejor porque se abarata el precio a los usuarios, “pues no estoy a favor que una sola agrupación tenga el monopolio”.

“Me gusta Mérida, su gastronomía, su tranquilidad por las noches, sus zonas arqueológicas, y el buen trato de la gente, menos el calor”, expresó.

Asimismo, el joven Álvaro Gómez Aké, relató que entre los taxímetros del Volante, de la Frocy, FTY, hay mal servicio, sus cajas de registro están manipuladas para cobrar más al usuario.

“Esas tres agrupaciones no quieren que nadie más entre a la actividad, por lo que controlan a las demás agrupaciones de taxímetros, cuentan con el respaldo de las autoridades de Gobierno”, denunció.

Recordó sus tarifas de día y noche son una trampa, “cobran demasiado por una distancia corta, pero la DTEY lo permite, no hay inspectores que vigilen a esas agrupaciones”.

En su turno, la joven Lissette García Canul, opinó que el Volante goza de la protección del Gobierno emanado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al igual que los taxímetros de la CROC y CTM, que rechazan la presencia de Uber.

Aclaró que los ciudadanos no son ingenuos, saben de los excesos de cobro del Volante, y de las agrupaciones cetemistas y croquistas quienes son protegidos por el Gobierno yucateco.

Finalmente, dio su respaldo a otras empresas que mejoren el servicio y no tengan que estar sujetos a mafias de agrupaciones que quieren llevarse todo el “pastel”.