Inicio»Yucatán»Impuesto estatal impacta las finanzas de ayuntamientos

Impuesto estatal impacta las finanzas de ayuntamientos

0
Compartidos
Google+

Alcaldes emanados de partidos de oposición califican de injusto e inoperante el impuesto estatal del cuatro por ciento sobre las nóminas de los trabajadores, el cual impacta las finanzas de los ayuntamientos con menos recursos federales, por lo que piden al gobernador Rolando Zapata Bello que derogue ese cobro.

Cabe recordar que el Gobierno del Estado creó dicho gravamen en diciembre de 2014 y fue aprobado por mayoría de votos en el Congreso del Estado.

El primero de enero de 2015 la normativa entró en vigencia, pero de 106 ediles solo 20 cumplieron, incluso el Ayuntamiento de Mérida no lo hizo cuando Renán Barrera Concha fue alcalde ni ahora con el actual edil Mauricio Vila Dosal.  En este 2016 solo ocho han pagado.

El alcalde de Oxkutzcab, emanado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Raúl Romero Chel, rechazó ese impuesto y afirmó que no pagará, pues no utilizará recursos del municipio para cumplir con ese gravamen que le parece injusto, ya que tendría que erogar alrededor de 11 mil pesos.

Lamentó que el mandatario yucateco Zapata Bello no haya consultado a los anteriores presidentes municipales sobre esa responsabilidad. “Lo más conveniente es que proponga al Congreso del Estado su eliminación, porque es una carga para los alcaldes”.

Subrayó que las participaciones federales tienen altibajos, ya que no hay excedentes petroleros que anteriormente ayudaban en las finanzas de los ayuntamientos, “ante esa situación no  cumpliremos con el gravamen”.

A su vez, el edil de Xocchel, de extracción perredista, Juan Castro Lugo, expresó también su rechazo a dicho impuesto y reveló que tendría que pagar alrededor de 10 mil pesos. “Los recursos son bajos y falta dinero para obras y otras necesidades del municipio; solo el alumbrado público se lleva buena parte de los ingresos”.

El edil perredista consideró que el gobernador Zapata Bello debe dar marcha atrás a ese impuesto. “El Estado capta demasiados ingresos y no hay motivo para cargar a los presidentes municipales”.

Incluso, continuó, el Gobierno del Estado capta otros impuestos como el hospedaje de turistas extranjeros y otro 2.5 por ciento de impuestos de los trabajadores en las empresas.

“No hemos pagado el año pasado, tampoco lo haremos ahora, no hay dinero, incluso estamos en la mejor disposición de ampararnos si es necesario, esperamos que la autoridad estatal rectifique y elimine el gravamen”, recalcó.

Por su parte, el alcalde de Umán, Freddy Ruz Guzmán, del Partido Acción Nacional (PAN), afirmó que cumplir con ese impuesto significaría un duro golpe a la estabilidad financiera de ese municipio.

“Es demasiado dinero, el alcalde priísta anterior no pagó, menos lo pagaremos nosotros, lo mejor es que se derogue”, dijo.

Tenemos un adeudo de 500 mil pesos injusto por una cancha de fútbol con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y un laudo laboral de más de 15 millones de pesos. Los recursos federales a veces aumentan y otras veces bajan, no estamos en condiciones de pagarlo, abundó.

La alcaldesa de Acanceh, Guadalupe Zapata González, del Partido Nueva Alianza (Panal), informó que de ninguna manera acatarán la disposición de pago.

“Los recursos son escasos, apenas alcanza para cubrir la nómina y pagar a algunos proveedores”, enfatizó.

Añadió que el Gobierno del Estado recibe cuantiosos recursos de la Federación y capta impuestos propios, por lo que no hay necesidad de cargarle un cuatro por ciento a los municipios.

Noticia anterior

No avanzan propuestas de la oposición en el Congreso

Siguiente noticia

Abarrotados los panteones de la ciudad