Inicio»Yucatán»Dependen de cacería para sustento familiar

Dependen de cacería para sustento familiar

0
Compartidos
Google+

A pesar del riesgo que representa la cacería tradicional, la prohibición y penalización de la actividad ocasionaría en la Península de Yucatán un problema sociocultural que pondría en riesgo la identidad de la región, afirmó el especialista de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Salvador Montiel Ortega.

Aunque la caza furtiva ha provocado el endurecimiento de las leyes, al grado de imponer grandes multas o la cárcel a quienes la practiquen, la realidad es que cientos de personas de comunidades rurales sostienen a sus familias con el aprovechamiento de especies silvestres comestibles.

La “batida” es una de las cuatro modalidades principales en la región oeste de la Península de Yucatán, junto con la cacería nocturna, de acecho y oportunista.

Además, es una actividad icónica de la región, debido a la topografía llana, las condiciones ambientales y el tipo de vegetación propio de la selva baja caducifolia, que favorecen la ejecución de la batida en esta ecorregión del territorio mexicano.

A diferencia de otras prácticas similares, la batida no se realiza únicamente con fines de subsistencia, pues representa también un espacio de convivencia, de reconocimiento de las habilidades de los cazadores y una posición de prestigio en la comunidad.

El encargado del Laboratorio de Ecología y Conservación de la Biodiversidad (Laecbio) del Departamento en Ecología Humana del Cinvestav–Mérida resaltó la importancia de la conservación de las especies, en especial las que están en peligro de extinción.

También remarcó la importancia de beneficiar a la población que subsiste gracias a la cacería, por lo que consideró erróneo su prohibición

Noticia anterior

Propina brutal golpiza borracho a su exmujer

Siguiente noticia

Smapac elabora plan por ciclones tropicales