Inicio»Portada»Discriminan autoridades de Salud a estadounidense

Discriminan autoridades de Salud a estadounidense

0
Compartidos
Google+

La partera estadunidense Sara Marie Forrest Jamies acusó a las autoridades estatales de Salud de discriminarla por su origen extranjero, e impedirle ejercer este oficio pese que cuenta con la preparación y certificación.

En entrevista con TRIBUNA, Sara Marie, con cuatro años de experiencia en los servicios profesionales de orientación, control de embarazo y parto tanto en México como en Estados Unidos, manifestó sentirse discriminada por la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY), cuyos directivos se han dado a la tarea de desprestigiar su trabajo.

“Llegué a Yucatán en 2015, pero a México desde 2008. Me presenté al IMSS, Centro de Salud y Secretaría de Salud para saber cómo podía  ejercer el servicio de partera; me informaron que cuando obtuviera el permiso del Instituto Nacional de Migración podría ejercer sin ningún problema”, recordó.

Cuando arribé a la ciudad de Mérida solo tenía mi maleta, visite casas hasta que fui dándome a conocer; en un mes logré atender siete partos. En Yucatán he atendido 100 partos, total más de 200.

“Me estaba yendo muy bien porque empecé a trabajar con otros médicos y enfermeras, tenemos un equipo, pero el año pasado empezaron los chismes en mi contra de una trabajadora social de nombre Lupita, del Centro de Salud, esta mujer insiste en no reconocer mi trabajo como partera y por consiguiente tampoco quiere emitir las constancias de certificado de nacido vivo”.

“Me califica de estafadora, a diferencia del IMSS que siempre ha respetado mi trabajo. Me han dicho muchas cosas fuertes, me deja mal con mis clientes, y ellos fueron los que me informaron. Una vez fui con una paciente al Centro de Salud y nos regañaron a ambas. Todo el equipo de ahí se han encargado de echarme tierra, ya nadie me habla ni me contestan el teléfono”, abundó.

Destacó que nunca ha recibido un documento oficial que le prohíba atender partos, como  afirman a sus pacientes en la Secretaría de Salud, e incluso, que esta orden de restricción vino directamente del titular de la SSY, Jorge Mendoza Mézquita.

La denunciante, originaria de Rhode Island, Estados Unidos, lamentó la actitud que ha mantenido Mendoza Mézquita, pues éste se ha negado en recibirla para dialogar sobre su caso y llegar a una solución.

“Siempre he intentado entrevistarme con el secretario de Salud, pero antes de la cita me llaman y cancelan, me dicen que no va a poder y me canalizan con otras personas. Así me lo ha  hecho muchas veces, nunca me ha atendido. Cuento con toda la documentación necesaria, sin embargo no me dejan trabajar.

Se rehúsa, he tenido 50 citas con él y siempre me canaliza con otras personas a pesar de que todo lo que me han pedido lo he hecho”.

Sara Marie afirmó que ha intentado tomar los cursos de actualización que ofrecen organismos como el Instituto para el Desarrollo de la Cultura Maya (Indemaya), pero la respuesta es que “no tengo sangre indígena que soy extranjera, no me permiten participar en los cursos”.

Sus casos de negación hacia sus pacientes por parte de la SSY fueron denunciados ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) con el apoyo del Grupo Indignación.

“Llevamos tres denuncias ante la Codhey de que las autoridades de salud le negaron al bebé su certificado de recién nacido vivo, que es un derecho de todo ser humano. En dos casos las madres tuvieron que recurrir a pediatras particulares y en el tercer caso, de una cliente que atendí en enero y que es de escasos recursos apenas logró que las autoridades les dieran su hoja de nacido vivo”.

Ante estas circunstancias, Sara Marie, quien tiene una licenciatura en enfermería y una maestría en partería, informó que se encuentra en pláticas con la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán (Segey) para lograr la incursión de una maestría en partería y así revalide en la entidad sus estudios sin más pretextos y sin más negativas para que ejerza este oficio.

“Ahora no estoy atendiendo partos, solo atiendo consultas con asesoría e información porque la mujer tiene derecho a conocer sus derechos antes, durante y después del parto. En Yucatán hay mucha violencia obstétrica y es algo que se debe erradicar”, aseveró.

Como muestra de que Forrest Jamies tiene los conocimientos y la certificación adecuada, así como el apoyo de médicos y personal de salud, en noviembre próximo realizará la segunda edición del evento Maternidad Respetada, en el Centro de Convenciones “Yucatán Siglo XXI”, donde especialistas impartirán conferencias sobre los derechos de las embarazadas.

Noticia anterior

Caen árboles y techos por aguacero con viento

Siguiente noticia

Retiran árboles caídos