Tribuna Campeche

Diario Independiente

Denuncian el derroche de $104 millones

El gobernador Rolando Zapata Bello autorizó para este año 104 millones de pesos supuestamente para disminuir el alto índice de violencia de género, sin embargo, todo parece indicar que el dinero fue derrochado en otros programas ajenos a lo establecido, afirmó la especialista de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Rocío Quintal López.

Recordó que a nivel nacional, Yucatán figura como una de las entidades federativas con instituciones que cuentan con programas de calidad y leyes que fomentan la igualdad de hombres y mujeres, imponiendo sanciones ejemplares a quienes no cumplan, pero hasta el momento no se aplican, pues sólo están establecidas en papel.

Para remediar esta terrible situación de la violencia que vive la mujer en Yucatán, “definitivamente lo que debe hacer el Gobierno del Estado es aplicar el recurso que fue destinado en el 2017, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos”.

En el apartado para la transversalización de género del Presupuesto de Egresos, se destinaron 104 millones de pesos a la prevención y atención a la violencia.

“Pero hasta hoy no he visto que se apliquen de manera adecuada”, resaltó, al comentar que no se conoce el paradero de esos recursos.

Reconoció que Zapata Bello estableció como parte de sus estrategias el Instituto para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en Yucatán (Ipiemh), la cual se encargaría de atender la violencia de manera muy particular.

Sin embargo, la labor efectuada hasta el momento “no se hace de la mejor manera y los resultados están a la vista”.

“Contamos con una ley maravillosa para prevenir, sancionar y erradicar la violencia dentro del Estado, pero no se está aplicando, no se está llevando a cabo, y tampoco hubo claridad en la aplicación de los recursos que se supone se destinaron para ese fin”, agregó la académica de la  máxima casa de estudios.

Expuso que según la ley este año ya debería entrar en funcionamiento el Observatorio de la Violencia, pero no está establecido a pesar que desde 2008 existe ese mandato.

“El Observatorio daría cifras concisas de la violencia: quién la padece, cuál es su situación, en qué municipios y bajo qué situación económica, entre otras vertientes. Es decir, todo el espectro de este complejo problema”, subrayó.

Pero, el Ipiemh no lo ha puesto en marcha y mucho menos ha diseñado un programa especial para la atención a la violencia contra las mujeres, denunció.

“A raíz de la solicitud de asociaciones civiles de declarar la Alerta de Género en Yucatán, se empieza a retomar el proyecto de contar con el Observatorio”.