Inicio»Yucatán»Hermetismo de FGE sobre feminicidio

Hermetismo de FGE sobre feminicidio

0
Compartidos
Google+

A poco más de 48 horas del hallazgo del cuerpo de una mujer con el rostro desfigurado, la Fiscalía General del Estado (FGE) mantiene hermetismo sobre el avance del primer feminicidio del año registrado en Chan Chocholá, comisaría de Maxcanú.

Diversos son los casos que la FGE mantiene sin resolver, principalmente, desde la administración del actual titular de la dependencia, Ariel Aldecua Kuk.

Todo ello sin contar el revés que sufrió con el polémico homicidio del afamado psiquiatra Felipe de Jesús Triay Peniche, ya que el Tribunal Colegiado del Decimocuarto Circuito absolvió a Enrique Lara González, acusado de ser el autor intelectual del asesinato cometido en 2014.

Por lo pronto, el cuerpo de la mujer hallado el pasado 29 de enero, permanece en el Servicio Médico Forense (Semefo), ya que hasta el momento nadie lo ha identificado.

Incluso, hasta el momento no se tiene pistas sobre los posibles autores del crimen cometido contra la mujer, de entre 25 y 30 años.

Aldecua Kuk ordenó no proporcionar información sobre el caso a los comunicadores, bajo el pretexto de evitar entorpecer la integración de la carpeta de investigación.

De acuerdo con una única información oficial proporcionada, la causa de muerte fue traumatismo craneoencefálico, y aunque el cuerpo carece de signos de violencia física y sexual todo parece indicar que se trata de un asesinato, motivo por el cual la FGE activó el respectivo protocolo de feminicidio.

A pesar de la preparación profesional del personal de la FGE así como de la innovadora tecnología con que cuenta, diversos son los homicidios aún sin resolver, tal el caso de la ahogada de Telchac Puerto, ocurrido el 2 de octubre de 2016.

Ese día, de manera fortuita se halló el cuerpo semidesnudo de una mujer de entre 40 y 45 años aproximadamente, que se encontraba sin vida en la orilla de la playa, la cual tenía las manos y los pies amarrados con ropas, mientras que alrededor de la pierna y la cintura tenía una soga de nailon, utilizada para lavar, con la cual fue arrastrada mar adentro.

De acuerdo con el Semefo, la mujer no presentó huellas de heridas realizadas por arma blanca o por arma de fuego y tampoco presentó fracturas, aunque si algunos golpes que no dañaron órganos vitales, además que la causa de la muerte fue asfixia por sumersión.

Noticia anterior

Marchan contra los gobiernos corruptos

Siguiente noticia

Ritmo y brillo en Baile Femenil