Tribuna Campeche

Diario Independiente

Denuncian supuesto ecocidio en San Felipe

Da click para más información

De dimensiones totalmente desproporcionales, como el caso “Tajamar” en el Estado de Quintana Roo, es el daño irreversible que se está realizando en el oriente yucateco ante la aparente aprobación de las autoridades municipales, estatales y federales, quienes minimizan el tema.

En un comunicado enviado a diversos medios a través del correo “informe ciudadano”, se dio a conocer que por lo menos unos dos mil metros cuadrados de mangle de la reserva de la biosfera de San Felipe–Río Lagartos están siendo exterminados por personas que justifican tener un presunto permiso del Ayuntamiento de San Felipe, presidido por  la alcaldesa Juana Baltazar Santos.

El documento también expone que esta acción cuenta con el visto bueno del síndico de ese municipio, Felipe Antonio Marrufo López, quien es conocido en la zona con el apodo de “Catarino”.

Según los denunciantes, las acciones  contravienen las leyes y normativas que deben ser vigiladas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente.

“Los vecinos de ese puerto mencionan que esta atrocidad es supuestamente para la construcción de calles, comentando que Felipe Antonio Marrufo López ha indicado que como son dueños de esas tierras pueden realizar lo que quieran, y que al fin y al cabo que el mangle se recupera”, señala el documento.

“Es verdaderamente preocupante e indignante que en los municipios del interior del Estado se estén dando este tipo de atentados contra la naturaleza, como es el caso de Homún, (donde hoy se vive una lucha jurídica para impedir el funcionamiento de una mega-granja porcícola en esa localidad)”.

Según lo expuesto en el documento, estos daños provocarán perjuicios mayores no sólo para los pobladores de San Felipe y Río Lagartos, sino también para todos los habitantes del Estado, “incluso del país, y nuestro medio ambiente nunca podrá recuperarse de estas catástrofes”.