Tribuna Campeche

Diario Independiente

Prevalece conjuntivitis; 379 casos registrados

Da click para más información

Justo a un año del brote de conjuntivitis, tanto viral como bacteriana, la molestosa enfermedad aún prevalece en Yucatán pero tiende a disminuir debido a que la población ya toma más en cuenta las medidas básicas de higiene.

Tan sólo en la actual semana epidemiológica, del 30 de septiembre al 6 de octubre, en el Estado se registraron 379 casos de la patología provocada por virus, es decir, se diagnosticó un paciente cada 27 minutos.

Asimismo, durante la semana 40, una persona resultó afectada por la conjuntivitis hemorrágica, o de tipo bacteriana.

El jefe de Oftalmología del Hospital General Regional (HGR) 12 de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Yucatán, Carlos González Cervantes, aseveró que se trata de una epidemia común en determinadas épocas del año, y el contagio se da por contacto directo de persona a persona o por contacto con objetos contaminados.

A nivel nacional, hay una tendencia a la baja en el número de personas infectadas, fenómeno que también se observa en Yucatán, pero es necesario fomentar las actividades de prevención así como fortalecer las medidas básicas de higiene.

El especialista definió conjuntivitis como la enfermedad que provoca la inflamación de la conjuntiva, una membrana mucosa y transparente que cubre la parte blanca del ojo y el interior del párpado.

La función de la conjuntiva es proteger al ojo y destruir los cuerpos extraños que entran en contacto con él, por lo que esta membrana está expuesta a muchos microorganismos, como virus, bacterias y hongos.

En Yucatán el brote inició en la primera semana de 2015, pero fue en la semana 39 de 2017 cuando se disparó, al pasar de tres mil 841 casos a 16 mil 36. Incluso, a la siguiente llegó a 21 mil 121 infectados, y a partir de este momento empezó a disminuir.

El especialista del IMSS destacó que para prevenir esta enfermedad se recomienda no tocarse los ojos con las manos sucias.

Resaltó la importancia de no automedicarse, no compartir toallas ni pañuelos y evitar los remedios caseros, como la aplicación de lavados con manzanilla.