Inicio»Yucatán»Podrían generar granjas porcícolas más marea roja

Podrían generar granjas porcícolas más marea roja

0
Compartidos
Google+

El aumento de la contaminación del manto freático, generado por las nuevas granjas porcícolasy actividades humanas, provocará que la costa yucateca sea afectada por la marea roja, cuyos episodios serían más frecuentes y de mayor duración, advirtió el especialista de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Ismael Mariño Tapia.

Por ende, consideró adecuado disminuir la descarga de nutrientes al subsuelo, principalmente los que se generan en las granjas porcícolas de la entidad.

Afortunadamente, dijo, con la suspensión de actividades de la mega-granja de Homún se evita mayor deterioro del subsuelo y de las aguas, cuya contaminación va directamente al mar.

“Los conductos, fisuras, fracturas, cuevas y cenotes conforman un acuífero por donde circula el agua hasta desembocar al mar, siguiendo una estructura conocida como el Anillo de Cenotes”, acotó.

Debido a una mayor descarga de nutrientes, en la costa yucateca aumenta la posibilidad de aparición de la marea roja, también conocida como hematotalasia.

Explicó que ante la abundancia de nutrientes será mayor la presencia del fitoplancton, a tal grado de que el zooplancton será insuficiente para consumir la abundancia de comida, por lo que se presenta un desequilibrio.

“Si este proceso de surgencia es demasiado fuerte puede generar mareas rojas, o sea, que el fitoplancton crezca de más y por más zooplancton que exista no se lo va a poder comer. Entonces las microalgas crecerán desproporcionadamente en un florecimiento orgánico nocivo”, abundó.

El florecimiento desmedido empieza a consumir el oxígeno disponible, lo que trae consigo un problema ambiental muy fuerte y pone en riesgo las actividades económicas en la franja costera.

“Conocemos muy bien las mareas rojas en Yucatán, y cuando ocurren pueden ser muy problemáticas porque afectan tanto a la industria pesquera como al turismo y al medio ambiente”, acotó.

En 2011, una marea roja provocó que en Dzilam de Bravo se erradicaran por completo los pastos marinos, un ecosistema de gran importancia debido a que, entre otras funciones, reduce el movimiento del agua creado por las corrientes y las olas, y permite condiciones de calma en el interior de las praderas.

“Afortunadamente el ambiente tiene la capacidad de resiliencia. Tras un impacto se puede recuperar, siempre y cuando existan las condiciones para que ocurra”, agregó

Mariño Tapia mencionó que, por otro lado, las fuertes descargas de nutrientes provocarán que en la costa se dé mayor arribo de especies marinas de gran tamaño, como el tiburón ballena y las mantarrayas,

Es decir, estas especies tendrán mayor abundancia de comida y será un sitio ideal para su observación.

“Los organismos microscópicos son la base alimenticia de todo el océano. Si esos crecen, habrá otros que se los coman y son el zooplancton”, subrayó.

Noticia anterior

Cifra récord en exposición ganadera en Feria Yucatán

Siguiente noticia

Crece el turismo alternativo