Inicio»Portada»Continúa operando la granja PAPO en Homún

Continúa operando la granja PAPO en Homún

0
Compartidos
Google+

La asociación civil yucateca “Indignación” denunció ayer a través de su página electrónica, que por segunda ocasión consecutiva, la granja de la empresa Producción Alimentaria Porcícola (PAPO), instalada en Homún, impidió la inspección judicial de un actuario del Juzgado Cuarto de Distrito,

Lo anterior, como parte del juicio de amparo interpuesto por representantes de niños de esa localidad, ubicada en el llamado “Anillo de Cenotes de Yucatán.

Mediante una carta, miembros de este colectivo aseveraron que tanto la extracción de agua como la descarga de aguas residuales, representan un riesgo de contaminación del manto acuífero.

Además de que distintas autoridades del pasado gobierno de Rolando Zapata Bello, otorgaron permisos de manera irregular y sin garantizar el derecho a la consulta libre, previa e informada a la que tiene derecho un pueblo originario ante cualquier proyecto que se pretenda realizar en su territorio.

En su Web, Indignación reveló que la empresa impidió por segunda ocasión la inspección solicitada en el incidente de incumplimiento de la medida cautelar decretada desde octubre pasado por el Poder Judicial federal,  que determina paralizar por completo las operaciones de la polémica granja.

De tal forma que la empresa no ha cumplido la medida cautelar decretada y no solo eso, sino que ha obstaculizado he impedido la inspección que  comprobaría  que se encuentran incumpliendo la medida y siguen operando a pesar de la orden judicial.

A principios de este mes, el equipo Indignación y la agrupación Guardianes de los Cenotes solicitaron a las autoridades federales apliquen las sanciones legales correspondientes a los dueños de la mega-granja porcícola de Homún, por incumplir la orden de suspender las actividades y desalojar a los cerdos del sitio.

En la conferencia de prensa que ofrecieron, José Clemente May Echeverría, presidente de Guardianes de los Cenotes, expuso que al cumplirse el plazo para que PAPO dejara de operar, presentaron ante el Juzgado Cuarto Federal un incidente de incumplimiento de la suspensión para que se proceda como corresponda, toda vez que este desacato puede dar lugar a responsabilidades penales y civiles.

Las sanciones pueden también incluir la inhabilitación para ocupar cargos públicos en el caso de las autoridades involucradas que dieron los permisos a pesar de que existe un decreto estatal que prohíbe instalar granjas en el Anillo de Cenotes de Yucatán.

Unas semanas antes la empresa había ofrecido una inspección judicial como parte del juicio de amparo, pero luego se desistió de la misma.

Ante ello, las autoridades federales programaron para el día 26 de noviembre, una visita con actuarios del poder judicial,  pero de nuevo,  representantes  de la empresa negaron la entrada a personal del juzgado aduciendo que no sabían de la diligencia, a pesar de que estuvieron presentes e incluso presentaron alegatos para que esta no se hiciera en esa fecha.

Se pasó la nueva inspección para ayer 27 de noviembre para las 10:15 horas, para lograr la inspección ocular a las instalaciones que opera PAPO.

A la granja se llegó a las 11:15, después de la inspección de documentos que formaba parte de la diligencia,  los representantes de la empresa que espera instalar más de 40 mil vientres de cerdo en ese lugar,  impidieron nuevamente el paso aduciendo que no era la hora acordada y se expresaron con prepotencia y hasta se comportaron de forma amenazante con el personal del juzgado.

A principios de octubre, el Juzgado Cuarto de Distrito decretó la medida provisional y, el nueve de octubre, otorgó la suspensión definitiva en tanto se resuelve el amparo para proteger derechos de la infancia, pues la granja podría poner en riesgo la calidad del agua en esa población, la cual es indispensable para que los niños y niñas tengan garantía de una vida digna en su comunidad de origen.

El 23 de octubre, la jueza cuarta de Distrito otorgó un plazo improrrogable de cinco días hábiles para cumplir la suspensión y explicó que consistía en la paralización completa de actividades de la mega granja porcícola.

El plazo improrrogable se cumplió el pasado seis de noviembre. Empresa y autoridades se encuentran en desacato.

Noticia anterior

Rechaza la RAE lenguaje inclusivo “Todxs” y “Todes”

Siguiente noticia

Dañan “fakenews” al periodismo: Galarza