Inicio»Yucatán»Padre clama justicia

Padre clama justicia

0
Compartidos
Google+

El Gobierno del Estado de Yucatán, a través del Instituto de Defensa Pública, le asignó un abogado a Irving Andrés Arano Cervera, para obtener la guardia y custodia de su hija S.G.A.C, de cuatro años de edad, que le fue sustraída en calles del sur de Mérida, el pasado martes por órdenes de la madre, Angélica Guadalupe Chiquini González.

Acompañado de sus familiares y vecinos, el joven padre, de 24 años de edad, acudió poco después de las ocho de la mañana para realizar una protesta pues desde que le fue arrebatada la niña quien se encuentra con su madre biológica, no sabe de ella y teme por su seguridad ya que la progenitora se dedicaría al sexoservicio.

Sin embargo, al llegar a la sede del Ejecutivo estatal fue llamado por personal del Instituto de la Defensa Pública para que les explicara su caso y poder llegar a una pronta solución.

Fue atendido por el defensor general, Rodrigo Ignacio Ortiz Eljure, en la sala de juntas de la Subsecretaría de Gobierno. En la reunión Irving Arano estuvo acompañado de su madre y tía.

El funcionario le informó que de manera gratuita, a la brevedad se iniciará con dicho procedimiento por medio de un juez familiar.

Por su parte, el jefe del Departamento del Área Mixta del Instituto, Moisés Abel Canul Carrillo, quien también estuvo en el encuentro, afirmó que dará seguimiento a este trámite por la obtención legal de la menor, que se encontraba bajo su resguardo y de su familia desde los tres meses de edad, según hizo constar con documentación que a futuro aportará como pruebas ante la autoridad correspondiente.

Por otro lado, los defensores explicaron que, por las lesiones de las que fue víctima el joven, pueden configurar un delito, de tal forma que fue canalizado a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas, que dirige Beatriz Zavala Peniche, para su seguimiento.

De esta forma, el joven padre de familia continuará el cauce legal necesario con  el apoyo y atención del Estado, después de este hecho ocurrido el pasado martes en el Fraccionamiento San José Tzal, al sur de la capital yucateca. Una vez integrado el referido trámite, el tema será desahogado en los juzgados familiares.

Tras la reunión, Arano Cervera expresó sentirse preocupado al no saber nada de su pequeña hija, al mismo tiempo que agradeció el apoyo que le ofreció la autoridad estatal, de tal forma que a la brevedad cubriría todos los documentos necesarios pues en unos días los jueces saldrán de vacaciones con motivo de las fiestas decembrinas.

“Extraño a mi hija, veo sus cosas y me siento triste por no estar con ella, veo  la casa quieta porque era una niña que le gustaba jugar… agradezco mucho el apoyo que me han brindado, ahora necesito meter los papeles que me faltan y espero pronto volver a ver a mi hija”, acotó.

Noticia anterior

Derrapan en moto madre e hijo

Siguiente noticia

Prevén copiosa lluvia de estrellas Gemínidas