Inicio»Yucatán»Retrasados 20 proyectos de energías renovables

Retrasados 20 proyectos de energías renovables

0
Compartidos
Google+

La instalación en Yucatán de las plantas de energía renovable llevan un atraso de cerca de seis meses, debido principalmente a las anomalías en la realización de la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), así como de la consulta indígena, afirmó el especialista de la Unidad Mérida del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Rodrigo Patiño Díaz.

Recordó que, de acuerdo con el Gobierno Federal, al menos uno de los 20 megaproyectos que se pretende desarrollar en esta entidad estaría funcionando a partir de septiembre de este año, pero se prevé que será hasta el primer trimestre del 2019 que ya empiece a generar energía limpia.

También detalló que los 20 megaproyectos de aprovechamiento de energía eólica y fotovoltaica se construirán en diversos municipios de la entidad, tal es el caso de Cansahcab, Motul, Muna, Peto, Progreso, Sacalum Sinanché, Sucilá, Suma, Telchac Pueblo, Ticul, Tizimín, Valladolid y Yobaín, entre otros.

Patiño Díaz añadió que el proyecto más avanzado es el Parque Eólico del Golfo 1, de Dzilam de Bravo, pues las bases de los aerogeneradores ya están instaladas, por lo que sólo faltarían detalles para que por fin entre en operaciones.

Asimismo, ya concluyó la consulta indígena del proyecto fotovoltaico de Ebtún, Comisaría de Valladolid, así como el eólico de Tizimín, cuyos resultados fueron a favor del empresario.

Aunque en los últimos tres meses hay un mayor avance en el caso de Tizimín, mientras que en el de Valladolid “no es tan rápido, pero tampoco va lento”.

Desafortunadamente, al menos por el momento se desconoce el avance que tienen los parques fotovoltaicos de San José Tipceh, Comisaría de Muna, y el de Justicia Social, Comisaría de Peto, dado que no hay informes al respecto.

El especialista destacó las ventajas y desventajas de los 20 megaproyectos, en primer lugar, que se aprovechará la fuerza del viento y la radiación que emite el sol.

“Incluso, cuando se ponga en marcha el Parque Eólico del Golfo 1, producirá 70 megavatios a través de los 28 aerogeneradores de 2.5 megavatios cada uno, los cuales, en conjunto, anualmente generarán un aproximado de 240 gigavatios”.

Sin embargo, entre las grandes desventajas está que esas 20 plantas generadoras de energía limpia cambiarán de manera significativa la geografía de Yucatán, debido a la deforestación de miles de hectáreas, además de modificar el desarrollo de numerosas poblaciones.

Patiño Díaz explicó que los proyectos de aprovechamiento de energía solar requieren de una gran extensión de terreno para la instalación de las celdas fotovoltaicas, mientras que en el caso de la eólica, son puntuales, pues sólo es la parte donde se construirán los aerogeneradores, pero son de gran altura.

“Los aerogeneradores provocan daños a las personas que están en las comunidades cercanas, debido al sonido que generan, mientras que en el caso de los parques fotovoltaicos, se tienen que deforestar decenas de hectáreas para instalar las celdas que captarán la energía del sol”.

Noticia anterior

Bloquean vía federal

Siguiente noticia

Reconocen a Mérida como ‘ciudad pacífica’