Inicio»Yucatán»Repudian herencia de “aviadores” de Zapata

Repudian herencia de “aviadores” de Zapata

0
Compartidos
Google+

Centenas de cibernautas reprobaron la actitud del exgobernador Rolando Zapata Bello por solapar la permanencia de 58 “aviadores” en el Hospital Psiquiátrico “Yucatán”, a los cuales anualmente se les pagan cerca de 16 millones de pesos, sin que tengan que ir a trabajar.

La información dada a conocer por la secretaria técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (Consame), Virginia González Torres, se viralizó, y a través de las redes sociales se pidió al actual titular del Ejecutivo, Mauricio Vila Dosal, actuar conforme a la ley ante un problema que le fue heredado por la anterior administración.

Al mismo tiempo, se lamentó la actitud del secretario general del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Poder Ejecutivo e Instituciones Descentralizadas del Estado de Yucatán (Stspeidey), Jervis García Vázquez, pues todos ellos están afiliados a dicha agrupación.

De igual forma, se constató que la mayoría de los señalados son trabajadores de base afiliados al sindicato de burócratas del Gobierno Estatal, los cuales sólo acuden al nosocomio para cobrar su respectiva quincena y otras prestaciones.

Según González Torres, hay cerca de 100 “aviadores” que están en la nómina del Psiquiátrico, y en la primera remesa sólo se dio a conocer a los agremiados al Stspeidey con el compromiso de que en breve darán a conocer la segunda relación de nombres, tanto estatales como federales.

Entre los “aviadores” incorporados al sindicato estatal destacan 29 enfermeras y 18 personas de apoyo administrativo en salud.

Asimismo, hay cinco médicos, dos psicólogos clínicos, cifra similar de auxiliares de cocina, y del resto, un trabajador social y un dietista.

El que menos gana es un eventual, que quincenalmente percibe tres mil 728.50 pesos, el cual es hijo de una titular del gremio de burócratas.

Mientras que el sueldo más alto lo tiene Wilfredo Eduardo Chávez Pavón, médico especialista “A”, quien quincenalmente cobra 26 mil 404.40 pesos.

De acuerdo con González Torres, “en tres días ya destruyeron la labor hecha en dos años, y los más afectados son los usuarios (pacientes)”.

También denunció que, de nueva cuenta, ya fueron encerrados; en la cocina prevalece desabasto de comestibles; se cancelaron los talleres en los cuales se pagaba 40 pesos diarios a los usuarios; y se acabaron las actividades de sociabilización de los internos.

Noticia anterior

Mueren 42 por brote de influenza en 2018

Siguiente noticia

Impulsará Instituto Campechano mayores acciones culturales