Inicio»Yucatán»Peligra la apicultura

Peligra la apicultura

0
Compartidos
Google+

La producción de miel en Yucatán se ha visto fuertemente amenaza ante la permanencia de tres grandes enemigos de la naturaleza: la siembra de transgénicos, las fumigaciones y los incendios, que, aunado al cambio climático, han hecho que cada año disminuya la cosecha del dulce, manifestó Anselma Chalé Euán, representante de la cooperativa “Kooleel Kaab” (Mujer de miel).

Anselma y su familia atienden un jardín botánico en la Hacienda Xcunyá, al norte de la capital, donde siembran diferentes plantas de la región, algunas de ellas para cultivar la miel melipona, producto que año con año ha mermado ante las fumigaciones que afectan el ambiente. De los 70 kilos que anualmente cultivaban en promedio, el año pasado apenas recolectaron 40.

“La producción ha sido menos, los transgénicos sí nos está afectando, vemos que siguen y siguen sembrando y no hay autoridad que los paren, entonces la miel se contamina y también las fumigaciones matan a las abejas que sabemos que son fuente de existencia para la polinización, para que siga la vida”, expresó.

El año pasado, recordó, sólo cosechamos 40 kilos, cuando antes cosechábamos 70. Otra causa de la baja producción es que están acabando con los árboles porque están construyendo muchos fraccionamientos.

Chalé Euán y otras cuatro mujeres más atienden la cooperativa “Kooleel Kaab” desde hace más de 12 años, y en ese tiempo han sido testigos de los estragos que el ser humano ha causado a las plantas y a los animales, quienes poco a poco han ido perdiendo su hábitat.

 

RESPONSABILIDAD

De su padre Juan Bautista Chale Pool aprendió a trabajar las abejas, con gran responsabilidad se dedica al cuidado de la apicultura, protegiendo y atendiendo a la abeja melipona que está en peligro de extinción con la devastación de los árboles, pues requiere de un cuidado especial para extraer la miel y se aprovechen sus derivados para hacer jabones, jarabes, esencias, caramelos y shampoos, entre otros productos.

“Tengo un meliponario con 100 cajitas. El cambio climático y las quemas también nos han afectado. En este 2019 la producción debería estar lista entre marzo y abril, pero como vemos el clima se atrasaría entre junio y julio”, apuntó.

“Es importante empezar a concientizar a la gente de que preserve la naturaleza y todo ser viviente en la tierra porque estamos acabando con la naturaliza; es importante poner un alto a la siembra transgénica y a las fumigaciones”, enfatizó.

Anselma Chalé es una de los cuatro ganadores del Premio Jaguar Turismo 2019 que otorga la Asociación Mexicana de Turismo (AMIT) en Yucatán. El galardón es un reconocimiento a empresas o individuos que colaboran activamente para promover o generar temas relacionados con el turismo sustentable en Yucatán.

Rosa Isela García Pantoja, presidenta de la AMIT, señaló que este 2019 será un año interesante e importante para el turismo de Yucatán y de México, pues se podrá ver de manera plena las estrategias que se emprendan a nivel federal y estatal para la atención de este sector.

“Los tiempos políticos ya acabaron, es momento que haya un trabajo cordial entre autoridades y empresarios para apoyarlos. Necesitamos propuestas reales y que tengan resultados. Como empresarios, tenemos la obligación de crear nuevos productos y servicios. A fin de año sabremos cómo nos fue con las nuevas autoridades, aunque esperamos que se mantenga el rumbo”, acotó.

Noticia anterior

Se quedan sin agua dos colonias de Candelaria

Siguiente noticia

Quiso hipnotizar a un elefante; muere aplastado