Inicio»Yucatán»Graves afectaciones por megaparque fotovoltaico

Graves afectaciones por megaparque fotovoltaico

4
Compartidos
Google+

Campesinos advierten de graves afectaciones al ambiente y a los ejidos con la construcción de un megaparque fotovoltaico en los municipios sureños de Ticul, Muna y Sacalum, donde se pretende instalar más de un millón de paneles solares en una superficie mayor a las mil hectáreas.

A través de prestanombres y engañados, pobladores y parcelarios cedieron parte de sus tierras a precios irrisorios, entre uno y dos pesos el metro cuadrado.

Entre los impactos ambientales más significativos que tendría el proyecto parque solar Ticul A y B, son la pérdida de suelo y alteración de su calidad; fragmentación del hábitat, aislamiento y desplazamiento de plantas y animales nativos, y afectaciones de los ciclos de reproducción y alimentación.

Asimismo aumento de la temperatura local, que en la región llega a los 37 grados, y afectaría a la población en general, la polinización de abejas y murciélagos, y la agricultura, particularmente de la comunidad de San José Tipceh, en el municipio de Muna, donde se ubicaría la mayor parte del parque solar.

“Es un parque inmenso, que amenaza con la deforestación de más de mil hectáreas, aunque en el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) aparece como 800 hectáreas, pero van a poner un millón 227 mil paneles, esto para Muna es gravísimo, señaló el ejidatario de esa localidad, Wilberth Chi Domínguez.

Dicen (los empresarios) que es energía limpia, continuó, pero no puede ser limpia si nos van a deforestar más de mil hectáreas. Estamos atravesando una situación grave que mucha gente no sabe, pero que amenaza nuestro ejido y es gravísimo, sobre todo para Muna porque nos pegaría todo el calor del parque por su ubicación y el paso del viento.

“El proyecto dañará un diámetro de más de cinco mil hectáreas y lo lamentable es que al pueblo de Muna no se le ha informado, no tiene idea de esta afectación, del daño que viene”, aseveró.

Los hombres del campo lamentaron que autoridades y empresarios muestren desinterés por la preservación del ambiente y por la opinión de los pobladores pues nunca se realizó una consulta previa, denunció el también ejidatario de Muna, José Aurelio Mugarte Xool.

Cuando las empresas Sun Power y Vega Solar llegaron hace dos años a la comunidad, utilizaron intermediarios para adquirir las tierras con el engaño de que en ellas se sembrarían limones, pero nunca que servirían para una megaproyecto de energía renovable.

IRREGULARIDADES

Los parcelarios dieron a conocer que la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) participó como observador internacional en el proceso de consulta de la Secretaría de Energía (Sener) en octubre de 2017, sobre el proyecto del parque solar Ticul A y B en Muna.

Esa consulta, sostuvieron, estuvo amañada, pues desde antes los empresarios empezaron a adquirir los terrenos para instalar la planta.

Ante ello, el organismo emitió observaciones y recomendaciones para falta de cumplimiento al carácter privado, libre, informado, de buena fe y culturalmente adecuado que deben tener las consultas a pueblos indígenas.

Noticia anterior

Realizan Operativo “Messie” sobre la Costera del Golfo

Siguiente noticia

Llegará López Obrador