Inicio»Yucatán»Es la droga de moda

Es la droga de moda

0
Compartidos
Google+

Con 70 casos nuevos registrados en el consumo de “cristal”, el Centro de Integración Juvenil (CIJ) reporta un incremento del 20 por ciento en la adicción de esta sustancia entre los jóvenes yucatecos, en relación al 2018 cuando se reportaron 40 casos.

“Las actividades preventivas de las diferentes instancias municipales y estatales están focalizadas hacia los riesgos del consumo de cristal, ya que nos preocupan estos casos”, declaró Víctor Roa Muñoz, director del CIJ de Mérida.

Son varios los riesgos a los que se enfrentan quienes emplean esta droga que, según el especialista, es de fácil acceso para la población juvenil, pues según reportes existe venta cerca de instituciones educativas.

“Es una droga muy adictiva y daña el sistema cardiovascular, el cerebro, el sistema óseo; una característica es que los consumidores crónicos de “cristal” empiezan a perder piezas dentales, con afectaciones en la piel, porque no hay una hidratación adecuada, y además pueden sufrir un paro respiratorio”, alertó.

Son jóvenes de 13 años de edad en adelante quienes principalmente están consumiendo esta sustancia en la zona sur de la capital yucateca, así como en los municipios de Ticul, Tekax y Oxkutzcab.

Aunque la mariguana continúa como la sustancia que más consume este sector poblacional, se ha elevado el uso de otras sustancias, como cristal. El año pasado se registraron 40 casos nuevos, que sumados a los 70 de este 2019 suman un total de 110 personas que han sido intervenidas.

Recordó que en 2017 era del cuatro por ciento los pacientes atendidos por consumo de esa droga. En 2018 cerró con 40 nuevos casos.

El especialista dijo que el alza en la utilización de esta sustancia obedece a que a nivel nacional se está disparando su consumo al convertirse en la droga de moda, como sucedió hace 10 con el “crack”.

Roa Muñoz dijo que una dosis de “cristal” tiene un costo de entre 80 y 120 pesos, lo que la hace de fácil acceso para la población juvenil.

El director del CIJ de Mérida dijo que se han reforzado las acciones, sobre todo en instituciones educativas, para lograr detecciones tempranas y evitar el desarrollo de  una dependencia o una adicción entre  los jóvenes en edad escolar.

Sin embargo, reconoció la necesidad de reforzar las acciones preventivas que abonen a que frene el consumo de esta sustancia en la entidad.

Noticia anterior

Sujetos intentan robar a niña en Santa Isabel

Siguiente noticia

Devuelven tortugas al mar tras rehabilitación