Inicio»Yucatán»Solitario, descenso de Kukulcán

Solitario, descenso de Kukulcán

0
Compartidos
Google+

La serpiente emplumada, Kukulcán, descendió por la escalinata del templo El Castillo de Chichén Itzá ante una plaza vacía, en el equinoccio del 2020.

Ante el brote del coronavirus Covid-19, autoridades nacionales y estatales ordenaron el cierre temporal de este importante sitio arqueológico, haciendo que la concurrida ceremonia del 21 de marzo para recibir las buenas energías de la primavera fuera cancelada por primera vez en su historia.

“Es primera vez, nunca se había cancelado, todos los años, haya lluvia, sol o lo que sea, siempre se realizaba. Pero este año tal vez por la enfermedad, qué bueno que están tomando medidas muy importantes para todos, pero obviamente no deja de afectarnos, porque nos preparamos para recibir a mucha gente y ahora no se dio”, declaró Graciliano Dzib Dzib, comerciante de más de 40 años en la zona.

La zona de Chichen Itzá ha recibido en años anteriores de 20 a 25 mil turistas, sin embargo, en su último día de apertura de este mes, el jueves 19, sólo tuvo la presencia de cuatro mil personas.

Ante el cierre, el Instituto de Antropología e Historia (INAH) decidió transmitir en vivo vía Internet el fenómeno de luz y sombra, el cual fue visto por este medio por al menos dos mil personas.

En tanto, hoteleros, restauranteros, guías turísticos, transportistas, artesanos y comerciantes en general de la comunidad de Pisté, se encuentran en una de las temporadas más complicadas, y con un sesgo enorme de incertidumbre sobre cuándo concluirá.

“Ahorita ninguna habitación, cero, ya llevamos casi 15 días así,”, declaró el encargado de un hotel de la zona, Alex Cocón.

También la encargada de otro sitio habitacional, Rebecca Ucán, señaló preocupada, “pues ahorita que se cerró Chichen Itzá estamos bajísimos, ahorita casi no hay nada. La verdad no sabemos qué vamos a hacer y todavía falta mucho para que esto se reponga”.

El restaurantero Miguel Macías Arjona está considerando cerrar su negocio indefinidamente, “¿para qué lo tengo abierto? No les puedo pagar a mis empleados, pero tampoco puedo despedirlos. Es un problema enorme el que estamos teniendo ahorita, y de verdad, no sabemos cómo y cuándo podremos solucionarlo”.

Aunque el periodo de cuarentena está estipulado que concluya el lunes 20 de abril, los habitantes de esta localidad  aún no resuelven cómo llevarán el sustento a sus familias en estas cuatro semanas en las que se espera muy pocos turistas en la zona.

Noticia anterior

Disminuye flujo de personas en Centro Histórico de Mérida

Siguiente noticia

Cumpleaños de Ana José