Inicio»Yucatán»Diseña una máquina que exprime cítricos

Diseña una máquina que exprime cítricos

0
Compartidos
Google+

Al ingeniero Lázaro Yah la vida le dio naranjas, y no sólo hizo jugo con ellas sino hasta diseñó y fabricó una máquina que le permitiera hacerlo de manera más eficiente.

Y es que tras varios años de impartir clases en Oxkutzcab, donde la naranja es parte del patrimonio cultural, y a sugerencia de un cliente de su taller, Lázaro puso manos a la obra y logró crear un aparto que trabaja en un solo ciclo continuo, pudiendo procesar el jugo de 50 naranjas por minuto.

“Te da mucha facilidad, sólo tendrías en este caso que lavar la fruta y ya lo pones en la máquina. Primero se va a encargar de hacer el corte, segundo, de exprimirlo, y tercero botar la cáscara por los laterales”.

Lázaro Yah afirmó que él no es el inventor de esta máquina, pues grandes empresas procesadoras cuentan con versiones de la misma en tamaños mucho más grandes. Sin embargo, resaltó que la elaboración de esta máquina en particular sí representa un logro en el sentido de que se permite acercar este tipo de herramientas a los comerciantes locales.

“Si una persona aquí en Yucatán u otro Estado tiene un negocio pequeño o mediano de jugos, esta máquina mejoraría enormemente su velocidad de producción y, por ende, la cantidad de jugo que puede vender y así también el número de clientes”.

Aunque con esta máquina el yucateco ha logrado obtener gran popularidad en Internet, lo cierto es que entre los pobladores de Oxkutzcab es bien conocido.

“Normalmente estoy acostumbrado a que la gente me conozca, ahí ellos me van recomendando. Pues en el medio, aquí en Oxkutzcab, muchos me conocen así, de que tengo un taller y que puedo elaborar máquinas que ayuden a tareas específicas”, explicó.

Aunque actualmente no tiene planes para fabricar máquinas similares en formato de serie, dijo que cualquier persona que estuvieras interesada en adquirir alguna puede hacerlo a través de él.

“Me gusta diseñar y fabricar máquinas. Pensar en cómo puede funcionar el mecanismo, qué materiales usar e ir armándola. Hacer prueba y error y poco a poco ir consiguiendo que funcionen. La satisfacción más grande es verla operando en su totalidad”, concluyó.

Noticia anterior

Cierran 200 expendios por ley seca: Canacope

Siguiente noticia

Otro caso de zoofilia en Tekax