Inicio»Yucatán»Érika, 22 días desaparecida; apenas ayer inició búsqueda

Érika, 22 días desaparecida; apenas ayer inició búsqueda

0
Compartidos
Google+

Desesperanzados, la familia de Érika Cetz Dzul, quien desapareció el pasado jueves 10 de septiembre en el municipio de Huhí, sólo espera que las autoridades les avisen qué ocurrió con la joven de 23 años.

De acuerdo a Carlos Cetz Echeverría, padre de Érika, ese día a las seis de la mañana iría a su trabajo en una carpintería. Al despedirse le hizo saber que se sentía mal y tenía fiebre, pero que no podía faltar. Al mediodía aviso vía mensaje de texto que su expareja, Francisco J.N.T., con el que tenía una relación de al menos dos años, pasaría por ella para llevarla al doctor.

Mantendría comunicación con sus padres, avisándoles que irían al campo deportivo municipal a platicar y que posteriormente la dejarían en su casa. El último contacto que tuvieron con ella fue el 10 de septiembre a las 21:04 horas de la noche, cuando a través de una llamada telefónica les hizo saber que iba rumbo a su hogar. Después de ese momento no se supo más de ella.

“Pasó jueves, viernes y llegó sábado y seguía sin aparecer mi hija, así que le hablamos a su ex y le preguntamos por ella, y contestó que no podía hablar porque estaba ebrio. El domingo como a las nueve de la mañana vino Francisco y le pregunté. Me dijo que no sabía nada de ella y con la misma se fue”, señaló.

Francisco y Erika habrían dado por terminada su relación dos meses atrás, sin embargo, de acuerdo a su padre, él no había dejado de contactarla durante todo este tiempo.

Tras la desaparición la familia no tuvo más comunicación con el exnovio, hasta el 1 de octubre cuando se enteraron que Francisco se suicidó, convirtiéndose en el principal sospechoso de la desaparición de Érika.

“Sí sospechamos de él porque por qué se quitó la vida. Supuestamente si no debe nada no debió de hacer eso”, cuestionó Cetz Echeverría.

“Así como se quitó la vida quizá habrá matado a mi hija, pero quién sabe. Hasta que la busquemos, viva o muerta, lo sabremos”.

Tras 22 días de su desaparición la familia exige que no se relaje la búsqueda y que den con el paradero de su hija, aunque sus esperanzas ya se han reducido a ver, aunque sea, el cuerpo sin vida de Érika.

“Que sigan con la búsqueda. Ojalá que las autoridades busquen una pista, ahora que haya, que la busquen, sea como sea, viva o muerta. Lo que queremos es ver el cuerpo”, enfatizó.

OPERATIVO

Tras la desaparición de Érika, un ejército de casi 100 elementos de la policía Municipal, Estatal e Investigadora, así como bomberos, emprendieron un gran operativo de búsqueda para localizar a la joven en el municipio de Huhí.

El pasado viernes centraron sus actividades de búsqueda en un terreno propiedad del padre del exnovio de Érica, quien fuera la última persona en verla con vida.

También en las carreteras de los municipios aledaños a la localidad, pero hasta el momento no hay resultados positivos y el paradero de Erika se ha convertido en un misterio.

Por su parte, el alcalde municipal de Huhí, Róger Benítez Espínola, afirmó que incluso personas de la comunidad se han sumado a la búsqueda de Erika, sin embargo, lamentó que las lluvias han dificultado la labor, incluso obligándolos a suspenderla por varias horas.

“Hoy paramos debido a la lluvia. Ahora tomamos un receso para reorganizarnos, ya sea para mañana o dependiendo del clima que nos permita. Todos los días ha estado lloviendo mucho, entonces eso dificulta porque puede borrar cualquier rastro, evidencia, se lava la tierra y afecta la visión. Se ha dificultado mucho la búsqueda, pero no vamos a cesar”.

SONDEO

Habitantes de Huhí se encuentran consternados por el caso de Érika, pero más indignados de que la búsqueda de la joven comenzara 20 días después de su desaparición.

“No puede ser posible que al reportar la pérdida de una persona, a los 20 días o un poco más hayan empezado a buscarla. Si se hubieran movilizado antes me imagino que ya la hubieran encontrado”, hizo saber Juan Carlos Pacheco Huchín.

De igual forma, la vecina de la familia de Érika, Teodora Martina Aké, consideró que las autoridades no actuaron con prontitud.

“Es un poco tarde para empezar a buscarla. Se hubiese buscado antes, pues tal vez no llegaría a esto, pero ya es demasiados días y no sabemos qué va a pasar”, comentó.

Por su parte, María Baas Moo opinó: “No sé porque se esperaron hasta que la gente comenzara a hablar de esto para buscarla. Desde el principio debieron haber hecho algo y mientras acá estamos, 20 días después apenas empieza la búsqueda”.

Teresa Pacheco May también criticó la búsqueda aletargada, “yo no sé si creyeron que iba a aparecer, pero si pasan dos, tres y cuatro días es preocupante y hay que hacer algo. No que ahora se ponen a buscar y ya no sabemos que pueda ocurrir cuando la encuentren”.

Noticia anterior

Comparece ante juez implicado en homicidio

Siguiente noticia

Minimiza el Gobierno de Vila afectaciones: Canaco