Inicio»Yucatán»Detienen en Maxcanú obras del Tren Maya

Detienen en Maxcanú obras del Tren Maya

0
Compartidos
Google+

Sin hacer un levantamiento ni evaluación de los daños que causarán las obras del Tren Maya en el Tramo 3-Golfo —que va de Calkiní (Campeche) a Izamal (Yucatán)—, empleados de la Constructora Barrientos iniciaron trabajos que ponen en riesgo casi una decena de casas colindantes con el derecho de vía, por lo que pobladores de Maxcanú les obligaron pacíficamente a detenerse desde el sábado.

La organización “Indignación” dio la voz de alerta, al informar que la maquinaria “amenazaba” con destruir al menos nueve casas y 50 parcelas, sin que ninguna autoridad involucrada estuviese presente para aclarar la situación.

“Los pobladores de la villa exigen que Fonatur y el Comisariado Ejidal aclaren los pagos efectuados”, indicaron los inconformes en un breve comunicado, sin aportar  detalles.

Alfredo Sánchez, miembro de la comunidad, explicó que, en mayo, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) extendió un cheque por 13 millones de pesos por la ampliación de 10 a 20 metros del derecho de vía. El cheque se entregó al comisario ejidal, José Alfredo Argáez, quien lo repartió al núcleo ejidal.

Posteriormente, Fonatur expidió otro cheque por tres millones 111 mil pesos para indemnizar a los propietarios de una decena de casas que serán directamente afectadas.

Ese dinero no se ha entregado. De acuerdo con Alfredo Sánchez, quien brinda acompañamiento a sus vecinos afectados, el comisariado ha dado largas, pues pretende entregar el dinero de forma discrecional, llevando a un albañil para que haga los cálculos.

El conflicto fue comunicado en aquel momento al director general, Rogelio Jiménez Pons, quien viajó al poblado de San Bernardo para solucionar la situación y dejó el tema en manos de Aarón Rosado, encargado del Tren Maya en Yucatán.

Semanas después el comisario ejidal organizó una asamblea exprés para entregar el dinero, nuevamente de forma discrecional, sin mediar un levantamiento de los daños que permitiera definir los montos de indemnización por familia afectada.

Otra vez se buscó la intervención del Fonatur, que nombró a un nuevo emisario de apellido Basurto, prosiguió Alfredo.

“Nada de esto debería estar pasando. Jiménez Pons, en una reunión el año pasado, nos aseguró que el cheque por las afectaciones iba a ser individual, por cada ejidatario. Y que se evaluarían los daños como debe ser, no como el comisariado lo quiere hacer.

Sin el levantamiento, sin el dinero y sin esclarecer la situación, los pobladores vieron llegar la maquinaria a Maxcanú y el arranque de los trabajos, ayer.

“A uno le tumbaron la albarrada y sus árboles frutales, así nada más, sin explicarle nada. Luego enterraron todo bajo la tierra y cuando alguien de la constructora preguntó en dónde estaban las afectaciones porque ahí no había nada, el afectado le contestó que cómo lo iba a ver si lo habían cubierto con tierra”, narró.

Ante la situación, los pobladores pararon los trabajos y pidieron pacíficamente a los operadores que detuvieran las máquinas.

Noticia anterior

Petróleos siempre favorece a STPRM

Siguiente noticia

Lluvias a partir de hoy por Zeta