Inicio»Yucatán»Intensificarán lucha contra más empresas porcícolas

Intensificarán lucha contra más empresas porcícolas

1
Compartidos
Google+

Tras la suspensión de la planta porcícola de Homún por dictamen de los jueces del Tribunal Colegiado en Materia del Trabajo y Administrativa en Yucatán, se intensificará la lucha legal para que más granjas de este tipo dejen de funcionar en el Estado, pues operan en la ilegalidad al no contar con una manifestación de impacto ambiental y además causan graves daños al agua y medio ambiente, dijo Alberto Rodríguez Pisté, vocero del Consejo Maya del Poniente Chikin-há.

“Sabíamos que meternos con el Gobierno era difícil, era poderoso, era grande, era todo y había cierto miedo, pero con lo que está ocurriendo hoy y cuando vemos que sí se puede aplicar la justicia, cuando vemos esta noticia como la del pasado viernes en el que sí hay una intención de proteger o de hacer bien las cosas, pues nos da aliento, nos da confianza”.

“Esto quiere decir que este gran monstruo del capitalismo, este gran monstruo de la producción masiva de cerdos que tenemos en Yucatán, es el vulnerable y  donde debemos comenzar a gestar nuestra nueva lucha”.

El activista refirió que particularmente el Consejo Maya ha emprendido un proceso legal en contra de la gran porcícola de Kilchín, la cual —acusó— ha contaminado millones de litros de agua al tirar los desechos de los cerdos en zonas aledañas a la planta.

Preocupado, señaló que a siete kilómetros de dicha granja se encuentra el cárcamo que abastece del vital líquido a la población de Celestún y que de alcanzar la contaminación a esta zona, se pondría en peligro a todos los habitantes de esta localidad.

“No solo le van a dar en la torre a la industria pesquera, sino al turismo, a los flamencos, a miles de animales, y lo que es peor, a la salud de todos los que viven en Celestún. Es gravísimo lo que pudiera ocurrir y no estamos tan lejos de ello si es que no se le pone un alto”.

Por ello en los próximos meses concentrarán sus esfuerzos junto con el equipo legal de la asociación civil Indignación, la cual estuvo a cargo del proceso de la planta en Homún, para lograr otra suspensión en la que se ubica en Kilchín.

Noticia anterior

Aprehenden a cinco en operativo alcoholemia

Siguiente noticia

Demandan investigar a exfiscal