Inicio»Yucatán»Cero de calificación a Cuzamá y Santa Elena

Cero de calificación a Cuzamá y Santa Elena

3
Compartidos
Google+

Si bien el índice de transparencia 2020 aumentó 13 por ciento en relación al año anterior, todavía hay sujetos obligados que se resisten en brindar información considerada pública, como los ayuntamientos de Cuzamá y Santa Elena, que obtuvieron cero de calificación en el Programa Anual de Vigilancia.

Informó lo anterior la presidenta del Instituto Estatal de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales (Inaip), Gilda Segovia Chab.

“El Poder Legislativo, la Auditoría Superior del Estado, el Tribunal Superior de Justicia, el Tribunal de los Trabajadores al Servicio del Estado, la Secretaría de Administración y Finanzas y la Secretaría de las Mujeres son algunos de los que obtuvieron el cumplimiento total”.

Dentro de los 17 que no cumplieron están fideicomisos, sindicatos, ayuntamientos, como el caso de  Cuzamá, Santa Elena, Telchac Puerto y Mayapán, entre otros”, abundó.

Aquellos sujetos obligados que incumplan con subsanar esta falta de información podrían ser multados hasta con 130 mil pesos.

La presidenta indicó que el índice que promedia el nivel de cumplimiento de los sujetos obligados sobre publicar y mantener actualizada la información relativa a las obligaciones de transparencia previstas en la Ley General de Transparencia, Acceso a la Información Pública fue de 64 en 2020, en contraste con el 56.7 alcanzado en 2019.

En comparación con el Programa Anual de Vigilancia 2018, el primero en realizarse después de la entrada en vigor de la citada legislación, el incremento fue del 81 por ciento, ya que en ese primer ejercicio el índice fue de 35.45.

El objetivo del Programa Anual fue constatar el cumplimiento de la ya referida obligación, generada durante el ejercicio del año a revisión, tanto en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT), como en portales electrónicos propios.

Noticia anterior

Exitosa clínica de capacitación

Siguiente noticia

Más de 330 días sin trabajar