Inicio»Yucatán»Gendarmes, presuntos culpables de deceso

Gendarmes, presuntos culpables de deceso

0
Compartidos
Google+

Con lágrimas en su rostro, Dora Ravelo Echevarría narró los desgarrados abusos de los que fue víctima su hijo el pasado 21 de julio, presuntamente de manos de la Policía Municipal de Mérida, y que desembocaron en su muerte 13 días más tarde.

De acuerdo a su testimonio, el pasado 22 de julio recibió una llamada telefónica de José Eduardo Ravelo, su hijo de 23 años, quien se había mudado hace dos meses de Veracruz hacia la capital yucateca en busca de una oportunidad de trabajo.

Lo que al principio creyó que sería una llamada sobre las ofertas laborales que había tenido, se convirtió en el inicio de una pesadilla. Y es que el joven le narraría a su mamá que una noche antes había sido detenido por elementos de la policía mientras caminaba por el Centro Histórico de Mérida.

José Eduardo argumentó que no había razón alguna para su detención, pues solo se encontraba transitando por la calle, sin embargo, le contó que lo subieron a la patrulla y ahí comenzaron las agresiones.

“Cuando lo subieron a la camioneta dice que le empezaron a quitar los pantalones y que uno de los policías se le subió arriba y lo violó, y otro más, y todos los que iban. Y le digo ¿cómo puede ser posible que te hayan hecho eso los policías? Me dice, sí mamá, me violaron, me pegaron, me duele todo el cuerpo. Fue horrible, estuve ahí sin poder defenderme”, declaró la señora Dora.

Inmediatamente viajó de Veracruz a Mérida a ver el estado en el que se encontraba su hijo. Al arribar lo descubrió deprimido y físicamente agotado, con dificultades para hablar y respirar. Ambos acudieron al Hospital “O’Horán”, en donde el doctor en turno confirmó las presuntas agresiones sexuales y físicas que había sufrido José Eduardo y solicitó a la madre internarlo.

Noticia anterior

A garantizar igualdad de condiciones en educación

Siguiente noticia

Diferida audiencia sobre la granja de cerdos en Homún