Inicio»Yucatán»Pobladores de Sitilpech exigen cierre de granja

Pobladores de Sitilpech exigen cierre de granja

0
Compartidos
Google+

Una comitiva de 25 habitantes de Sitilpech, comisaría de Izamal, se manifestó en oficinas del Poder Judicial de la Federación en Mérida, para pedir la clausura definitiva de una granja porcícola que opera a un kilómetro del poblado, que se proteja al medio ambiente y respeten sus decisiones como comunidad indígena.

Luego de varias postergaciones del juez primero de Distrito, Adrián Fernando Novelo Pérez, se espera que en el transcurso de hoy aplique una medida cautelar que deje inoperante a la granja de forma definitiva.

La manifestación del día de hoy es en el marco de la audiencia incidental que el Juzgado Primero debería realizar para decidir si va a aplicar una medida cautelar que se llama “suspensión definitiva” de la granja porcícola, dentro del juicio de amparo.

“El juez ha postergado la audiencia en varias ocasiones y el día de hoy la comunidad viene a exigirle que ya tome una decisión y que aplique una medida de protección que consiste en suspender la granja”, expresó Roberto Sánchez Campos, activista y abogado defensor de los pobladores de Sitilpech.

La granja estaría afectando a los más de mil 500 habitantes de Sitilpech y a vecinos de comunidades aledañas.

A través del organismo
“La Esperanza de Sitilpech” han buscado acercamientos con las autoridades, recibiendo evasivas a sus peticiones, porque existen intereses de por medio para permitir el funcionamiento del sitio, como señaló Miroslava Dzul Chim, habitante de la comunidad.

Aunque las afectaciones empezaron a reflejarse hace meses, en la actualidad se han acentuado al grado de que muchos árboles frutales se han secado y la producción de miel se ve reducida por la falta de flores en la zona.

En tanto, el agua proveniente de los pozos e incluso la potable empiezan a adoptar olores fétidos, haciéndolas peligrosas para la salud de las personas.

“Nos contaminan la floración con un polvo generado por 48 mil cerdos. No se imagina cuántos desperdicios”, condenó don Jesús Noh Ortega. “Las hojas las veía así, verdecitas, ahorita ya están negras. Si se baña uno con esa agua te da comezón, te dan ronchas y trae un mal olor”.

Noticia anterior

Camilo y Evaluna serán papás

Siguiente noticia

El 16 en Carmen, Torneo Nacional de Kick Boxing