Tribuna Campeche

Diario Independiente

Iban a cortarle un dedo pero al despertar no tenía el pie

Da click para más información

Denuncia negligencia en el T-1 de Mérida

“Fui a que me revisaran y cortaran un dedo, pero me cortaron el pie. Es muy fuerte, aún no me hago a la idea de que ya no tengo un pie”, expresó con voz entrecortada Rosaura Ysabel Castillo Pech, de 47 años y oriunda de Ixil, al denunciar negligencia médica del Hospital “Ignacio Téllez” T-1 de Mérida.

No sé cómo superaré este trance, han sido días tristes por el impacto de no tener la extremidad inferior izquierda, agregó, y acusó que la atención médica fue tardía, mala e inhumana.

Para ser atendida, doña Rosaura tuvo que esperar 11 días, y cuando por fin el pasado 25 de mayo le anunciaron que le tocaba turno, fue transferida al quirófano con la idea de amputarle un dedo. Al adormecieron, y cuando despertó se dio cuenta de que ya no tenía el pie.

El llanto la traiciona, hace una pausa, logra tranquilizarse un poco y agrega: “Soy diabética, por lo cual una ampolla provocada por calzado nuevo fue afectando uno de los dedos de mi pie izquierdo. El problema inició en marzo, y bastaron dos meses para que acabara en estas condiciones”.

Al principio —recuerda—, le diagnosticaron pie diabético, luego que únicamente un dedo estaba sin vida, por lo cual era necesario removerlo, y los demás tenían movimiento normal.

A una semana de ser dada de alta, Castillo Pech sostiene que se trató de violencia por parte del personal médico, incluso el enfermero que la ayuda en la limpieza de su herida le asegura que el corte que le realizaron fue mal hecho.

“Debo seguir tratamiento hasta sanar por completo, pero ahorita ya no confío en el Seguro Social, por eso aunque sea más difícil estamos juntando de poquito a poquito para ir a una clínica privada”.

Necesita microdacyn y ulcoderma, sustancias que ayudan a la pronta cicatrización de la herida y a mantenerla libre de infecciones, pero cuestan mil 300 y apenas le duran cinco días.

“Quisiera que la gente me ayude, si está en sus posibilidades echarme la mano para sanar”, refirió entre sollozos.

Si gustan apoyarla económicamente, pueden realizar depósitos a la cuenta de Oxxo 4217 4700 0657 0648, o bien llevarle algún donativo en físico, ya sea de medicamentos o despensa.