Inicio»App»Persiste discriminación hacia la comunidad gay del Estado

Persiste discriminación hacia la comunidad gay del Estado

2
Compartidos
Google+

Falta información y empatía   

Aunque el reconocimiento de los derechos humanos de la comunidad LGBTIQ+ de Yucatán sigue avanzando y el gremio es más visible y organizado, por la falta de información y empatía persiste la discriminación hacia este grupo, incluso de manera interna.

El activista y presidente del Ateneo Nacional de la Juventud Yucatán, Irving Mena González, indicó que la plumofobia y la endodiscriminación son dos de los tipos de rechazo que impera en este sector social, los cuales llevan a encasillar y menospreciar a las personas simplemente por sus expresiones.

“Para trabajar en su erradicación y evolucionar hacia un sitio donde los constructos sociales no dañen a las personas, estos problemas deben ser nombrados y visibilizados”.

La plumofobia es la aversión irracional hacia el amaneramiento de los gays o el comportamiento masculino de las lesbianas, al salirse de los roles de género instaurados por la sociedad y no responder a las expectativas diseñadas sobre lo que se entiende que es ser hombre y ser mujer.

Los géneros son construcciones sociales que se han llevado a cabo, insistió el también abogado, y remarcó que este problema se vive de manera muy notoria dentro de la comunidad yucateca, reflejado muchos veces en los perfiles de aplicaciones móviles para conocer gente donde se lee “sólo hombres masculinos”.

En cuanto a la endodiscriminación —abundó Mena González—, desafortunadamente hemos crecido en un mundo donde todo es competencia, donde pareciera que necesitamos demostrar que somos los mejores en algún aspecto.

Ejemplo de estas conductas son los programas dirigidos y conformados por la misma comunidad LGBTIQ+, donde se busca reconocer quién es La Más o La Menos, explicó.

La adopción de estas conductas de LGBTfobia siguen sesgando al sector, donde además de la discriminación que viven en su día a día por el resto de la sociedad, tiene que tolerar el rechazo interno.

“Esto no es una competencia, la comunidad LBGT no está en competencia, por el contrario, estamos en resistencia, en lucha, y debemos de estar enfocados en el reconocido de nuestros derechos”.

Noticia anterior

Urgen políticas públicas para el cuidado del agua

Siguiente noticia

Demandan masajistas a alcalde de Progreso detener injusticias