Tribuna Campeche

Diario Independiente

Ejecutado en la Manigua

Ajuste de cuentas el primer móvil; dos sujetos le dispararon en varias ocasiones

Un joven de aproximadamente 22 años fue ejecutado por ajuste de cuentas, tiene como móvil, cuando abandonaba su domicilio ubicado en la colonia Manigua. Dos sujetos se le emparejaron y le dispararon en varias ocasiones, y lograron herirlo de muerte.

De acuerdo al reporte médico, José Tun Álvarez arribó al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) lo intubaron, aunque horas más tarde falleció.

El hecho ocurrió ayer alrededor de las 9:00 horas en la calle 16 de Septiembre, frente al conocido balneario de la Manigua, donde José hizo un pequeño alto, para reincorporarse a la circulación y abandonar la zona.

Según los datos preliminares, la víctima trabajaba en una financiera, sin embargo, no llevaba dinero en efectivo, y tampoco le robaron objetos personales, sino solamente se le fueron encima a balazos.

Personas que pidieron no ser identificadas, señalaron a varios policías que los disparos vinieron desde el interior de un vehículo compacto, pero no proporcionaron características de la unidad, para evitar meterse en problemas.

Un vecino dijo: “Para que voy a decir que carro, color y placas, al rato me hacen declarar en el Ministerio Público, y cuando los malosos se enteran van a buscarme y quizás me pase lo que a ese muchacho, mejor déjalo así”.

Al menos dos balazos se observaron en el cuerpo de José, uno cerca del abdomen y otro más en la pierna derecha. El joven se agarraba el estómago y hacia rictus de dolor, antes y cuando llegó al nosocomio del IMSS.

Por las condiciones en que llegó al hospital, el grupo de doctores decidió intubarlo, y prepararlo para una cirugía de urgencia, ya que el sangrado era abundante, aunque su salud desmejoraba conforme pasó el tiempo, hasta que la tarde de ayer murió, informaron autoridades.

Al parecer el joven vivía en la zona conocida como Arroyo de los Franceses, minutos antes de recibir disparos, salió de su casa, según testigos que vieron cómo llegó su mamá al lugar de los hechos, quien pedía que lo trasladen de inmediato al IMSS.

Los paramédicos de la Cruz Roja Mexicana al valorar de inmediato las lesiones indicaron que su vida peligraba, ya que al parecer los impactos de bala dañaron el hígado y otras partes del cuerpo, que después se confirmó en el IMSS.

Aunque al principio se decía que solo había sido un susto, los disparos hicieron mella en el cuerpo, dañando diversos órganos vitales, hasta que después de las 18:00 horas fue declarado sin vida.

Hasta el cierre de la edición el cuerpo de José Tun permanecía en el anfiteatro de la Vicefiscalía, donde le practicaron la necropsia de rigor y darle paso a las lentas investigaciones.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!