Tribuna Campeche

Diario Independiente

Expediente: 2 de julio de 2023

AHORA LAYDA TRAICIONA A LOS TRANSPORTISTAS

Es larga la historia de traiciones que acumula a lo largo de su vida la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, y parece que ese será el sello personal que la caracterizará hasta el último día de su desempeño público. Está documentado su tránsito por diversas posiciones, en que menudean gritos, caprichos, golpes, patadas, ofensas e insultos. Inicia su periplo por recomendación de su padre al entonces presidente Carlos Salinas de Gortari.

No hay duda de lo ocurrido, porque recordemos que el episodio ha sido narrado en muchas ocasiones por Layda Elena. “Ayúdame a Laydita”, peticionaría don Carlos Sansores Pérez, ya jubilado de la política, porque no tiene trabajo. Y su incursión afectó a un tercero.


Para refrescar nuestra memoria, hay que recordar que su primera traición fue al Partido Revolucionario Institucional, que le dio todo y que le permitió a su padre acumular riqueza, que aún disfruta su progenie con exagerada abundancia.
Por más que Layda Elena grite y se desgañite en todos los foros a su alcance que es “honesta”, la verdad es que ningún campechano olvida de dónde provino la fortuna que le ha permitido vivir como delicada fifí toda su vida: del saqueo y la corrupción.


Después del PRI, Layda traicionó al Partido de la Revolución Democrática (PRD), que la hizo candidata a la gubernatura, la cual estuvo a punto de ganar, y de no haber sido por errores y torpezas de ella y de su equipo de campaña, probablemente habría obtenido en las urnas la victoria que tanto dice que le robaron.


Del PRD, Layda migró a Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano), desde donde estuvo apoyando al Partido Acción Nacional (PAN) y a Vicente Fox Quezada, para lo cual traicionó a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, y después volvió a traicionar, esta vez a Dante Delgado, para irse a refugiar a las filas de Morena.


Como gobernadora, Layda traicionó a quienes se rompieron el alma con ella en la resistencia civil de 1997. Salvo una o dos excepciones, al resto de los activistas los mandó al carajo para saturar a su gabinete de foráneos y traidores o tránsfugas —como ella— del PRI, del PAN o de otros institutos políticos, que no solamente jamás lucharon por la 4T, sino que eran acérrimos enemigos de ese movimiento y de “loco” nunca bajaron a Andrés Manuel López Obrador.


Ya sentada como gobernadora, Layda Elena ha brincado de traición en traición, de inicio, olvidando sus compromisos de gobierno honesto, para ceder todo el control de los corruptos negocios al amparo del poder a su sobrino Gerardo “Seso Loco” Sánchez Sansores.
Y al proceder así desplazó a quienes estuvieron luchando junto a ella desde hace más de 24 años, como el chiapaneco Aníbal Ostoa Ortega, a quien ciertamente designó como secretario de Gobierno, sólo que sin esas atribuciones. El pobre es visto como ineficaz florero.


La nueva traición de la gobernadora se perfila hacia los actuales concesionarios del servicio de transporte urbano, que desde hace por lo menos 30 años se dedican a la actividad, y a quienes en campaña para pedirles el voto ofreció luchar por la modernización del sector, sin desplazar a nadie.


Los hechos han demostrado con crudeza que Layda Sansores no tiene palabra, y que su compromiso real es con el grupo ADO, al cual pretende otorgarle el control absoluto de ese servicio. Y si alguien no está de acuerdo, que se joda. Y si se va a afectar a más de 15 mil familias campechanas, que se les afecte. Al fin y al cabo nada los une con ellos. Las promesas de campaña volaron con el viento.


Mientras que en privado, para calmarlos y evitar actos de protesta, promete a los transportistas que respetará la ley y que no se les afectará, a sus espaldas Sansores la modifica y ajusta a su conveniencia, de tal manera que la única salida que exista sea concesionar el servicio al grupo ADO, y convertir a los actuales concesionarios en sirvientes de ese monopólico consorcio.


Y para reforzar su traición, Layda Elena recurrió al juego sucio, como lo ha hecho toda su vida. Anunció la realización de una encuesta para que los ciudadanos califiquen el servicio y opinen sobre la posibilidad de que se concesione el transporte al grupo ADO, con la finalidad de denigrar, difamar y exhibir a los actuales concesionarios, incitando al odio en su contra, como último recurso para ganarles la batalla.
Un golpe bajo, sin duda, porque sabemos cómo procederá Layda Elena en el manejo de sus encuestas (que levanta Seso Loco), en la manipulación de videos (sic), en la edición de audios (resic), etcétera, con tal de que “su verdad” impere por sobre todas las cosas. No hay principios, sino fines. La obcecación sobre el análisis, la reflexión y el imperativo categórico de justicia.


No habrá oportunidad real de diálogo. La decisión ha sido tomada, y sólo la unidad de los transportistas los llevará a enfrentar el problema con éxito, con lo que lograrían salvaguardar sus intereses y los de quienes de ellos dependen.
No habrá foros abiertos para plantear y replantear propuestas. Los concesionarios no tendrán oportunidad de presentar la realidad del transporte, como producto de varios factores, entre ellas la desidia gubernamental, y no sólo de la irresponsabilidad —que ciertamente la ha habido— de algunos involucrados en el sector. Pero no es aceptable que paguen justos por algunos pecadores.
¿Cuál será el desenlace de este inminente enfrentamiento entre el Gobierno que encabeza Layda Sansores y los transportistas que aglutinan a más de 15 mil familias, cuyo sustento está en riesgo? Aún está por verse.


Los concesionarios han advertido que van a ir por la vía legal hasta agotar la última instancia, y que de persistir las complicidades, los tráficos de influencia y las corruptelas, están dispuestos a dar hasta la vida para defender la fuente que le ha dado sustento a sus familias. Y ese es el riesgo, por los daños colaterales que seguramente habrá.


Por eso hay que insistir en la unidad del sector, porque brinda fortaleza, la que es muy necesaria en momentos de dificultades. Seguiremos con el tema.

COSTO DEL ARREBATO DE LAYDA

La liberación del Puente Zacatal encabezada por la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, traerá graves consecuencias a las finanzas estatales, nos anticipa en el inicio de la semana el décimo primer regidor por Movimiento Ciudadano (MOCI).

A lo que advierte el cabildante Carmen Hernández Mateo, hay que darle credibilidad.
Desde que Layda Sansores levantó las plumas que permiten la circulación por esa vía, se le cuestionó. Su conducta era ilegal. En aquella ocasión diversos actores políticos, medios de comunicación y columnistas advirtieron que era un show mediático, maromas para llamar la atención, porque el reclamo de gratuidad o rebaja era tarea de gestión.


Pero la señora Sansores es proclive al golpe, la patada y el insulto. No al análisis de la legalidad y al razonamiento de la conducta que debe observar el gobernante. A través de su accidentada carrera política se le ha criticado su intempestiva manera de proceder, en muchas ocasiones en los linderos del delito, sin que hasta ahora haya pagado los costos.


Está en lo cierto el mocista. Sansores San Román ha confirmado que Caminos y Puentes Federales (Capufe) denunció al Gobierno de Campeche por liberar la caseta del peaje el 15 de octubre del año pasado, e indudablemente ese arrebato populista le costará a los contribuyentes, en el supuesto de que el fallo le sea adverso, que es lo más probable y justo.
Claro que la liberación era benéfica para los carmelitas. Pero no se procedió por los canales de gestión adecuados, para no incurrir en violaciones a la ley. Esa es precisamente la función del buen gobernante. Emplear sus buenos oficios, acudir a las amistades, peticionar ante los legisladores, argumentar ante los funcionarios y en última instancia exponer a la sociedad los caminos para alcanzar lo que se persigue.
Ya es tarde para el arrepentimiento. Capufe ha denunciado, aunque hasta ahora oficialmente el Gobierno del Estado, como es su costumbre, no ilumina de los pormenores del caso. ¿A cuánto asciende en numerario lo que la dependencia considera fueron afectadas sus finanzas.


Lo lamentable, considera el regidor carmelita Hernández Mateo, es que esa denuncia llega en un momento en que Carmen y el Estado están necesitados de obra pública, por lo que los millones que se destinen al resarcimiento económico del Capufe impactarán gravemente sobre las finanzas estatales.
Pero la indemnización no sólo impactaría en la inexistencia de obra pública, como señala el mocista, sino además y consecuentemente en detrimento de acciones del campo, la salud, la educación y la producción. Es el precio a pagar por la irresponsabilidad, la carencia de análisis, la falta de trabajo político de gestión y la creatividad.


Hernández Mateo nos ilustra con la paradoja en la conducta de la señora Sansores. Cuando le platicó que se debería actuar de la misma manera en el caso de la caseta de peaje en el Puente La Unidad, respondió que ahí no se podía. Es la incongruencia. ¿Por qué en el Estado no se puede, y en la Federación sí?
Show, interés, incuria y populismo son las motivaciones. La ilegalidad arrojará en algunos meses los costos para los contribuyentes campechanos. ¿Valió la pena el teatro? Además del ridículo, qué se obtuvo. Nada. A pagar las culpas de un pecado que la sociedad no cometió. Qué desgracia.

DESVÍOS A SHEINBAUM A TRAVÉS DEL SESO LOCO

Mediante reparto de dinero, promesas de apoyos, de otorgamiento de empleos, recomendaciones y otras estrategias de cooptación, Gerardo “Seso Loco” Sánchez Sansores, el sobrino consentido de la gobernadora Layda Sansores, empezó hace algunos meses su periplo por algunas colonias populares. Su objetivo es tratar de reclutar a quienes le hicieron durante muchos años el trabajo sucio al PRI.

Son aquellos que encabezaron grupos de choque para procesos electorales, como “mapaches” para comprar votos u otro tipo de misiones y encomiendas. Operaron principalmente en las colonias populares.
Son las llamadas búfalas o líderes de colonias, a quienes el PRI abandonó hace algunos ayeres y les canceló todo tipo de apoyo pecuniario o de gestión, debido a la llegada de nuevos liderazgos y cambios en las estrategias de gestión.


Intentará Seso Loco revivir liderazgos con la reactivación de dádivas y distintos privilegios. Con dinero podría alcanzar la meta. Sólo con dinero, porque no es simpático, ni genera simpatías. Su mirada es la de un traidor, y su desmedido egocentrismo puede ser fatal.


Desde hace algunos años, esos mismos líderes de colonias que durante un tiempo se alquilaron para el PRI, aceptaron ambiciosos poner sus servicios al mejor postor, por lo que se sumaron a los equipos de “movilización” de Acción Nacional y Movimiento Ciudadano, en no pocas veces con éxito.
Muchos de esos liderazgos tienen verdadero control de sus respectivos territorios, y saben cobrar los favores que le hacen a sus vecinos. Esa es su tarea y principal motivo por el que mantienen conexión.


Eliseo Fernández Montúfar primero, y Biby Karen Rabelo de la Torre después, también se aliaron con esos líderes, y pudieron consumar exitosamente sus proyectos políticos. A cambio, claro, de elevados pagos, en efectivo o en especie, permitiéndoles el control absoluto en sus colonias, otorgándoles privilegios en el manejo de patentes para venta de alcohol o en otros negocios, que siempre les generaron dividendos.
Lo cierto, lo innegable, es que el motor que mueve a esos liderazgos es el dinero, los privilegios y la cercanía con el poder. Saben alquilarse, y muchos de ellos tienen la ventaja de ser parientes cercanos de quienes operaron. Hay experiencia. Y conocen la vía para obtener los biznes.


Por eso a Seso Loco se le facilitó cooptarlos, al meterlos a la nómina de Morena, con recursos indudablemente provenientes del erario. Nada les costó a esos líderes traicionar a Eliseo o a Biby, si a cambio recibirán un sobre más abultado, o les darán la posibilidad de tener nuevamente acceso al poder y los privilegios y negocios que de ellos se derivan.


Y fue precisamente en una emisión del “Martes del Jaguar”, acercados obviamente por el sobrino Seso Loco, donde algunos de esos líderes debutaron oficialmente como neopromotores de la 4T, como los más entusiastas laydistas y como los nuevos adeptos del mesías tabasqueño. Abrazaron a la gobernadora, posaron para las cámaras y les dieron oficialmente la bienvenida.


De golpe y porrazo, Layda Sansores olvidó el trabajo sucio que hicieron en su contra en 1997 para que no ganara la elección; archivó los calificativos de mapaches, delincuentes electorales, porros, rateros y otras lindezas que anteriormente les endilgaba, y los sumó con absoluto cinismo y desvergüenza a la ola cuatroteísta campechana.
No tardaron en exhibir las razones de esa incorporación. Serán ellos, de la mano del Seso Loco, los que van a operar en las colonias para que Claudia Sheinbaum salga electa como la nueva coordinadora nacional de la 4T o —en palabras menos demagógicas— como la virtual candidata de Morena a la Presidencia de la República.


Son ellas las búfalas, y ellos los líderes, los que junto al Seso Loco sangrarán el presupuesto público para desviar el dinero de los campechanos en regalos, despensas, sobres, playeras, gorras, bolsas, balones, equipos deportivos, etcétera, para que los campechanos apoyen a la exjefa de Gobierno de la Ciudad de México.


Son ellos y ellas, los que armarán los grupos de choque y los pondrán al servicio de Morena y de la 4T. Son los que se encargarán del mapacheo, los que comprarán votos, los que en suma, le harán el trabajo sucio a los que pregonan de dientes para afuera que no se vale robar, mentir ni traicionar, pero que, en los hechos, hacen exactamente todo lo contrario.


Pero son también la prueba más evidente de que la gobernadora de Campeche, Layda Elena Sansores San Román, está plenamente involucrada en la campaña de Sheinbaum Pardo, y que ha dispuesto el uso discrecional del dinero público para lograr sus objetivos políticos.
Hay pruebas y evidencias de ese involucramiento que bien pueden ser llevados hasta el Consejo Nacional de Morena, y tumbar de sopetón las aspiraciones sucesorias de Claudia Sheinbaum. Pero, ¿habrá quién se atreva a ponerle el cascabel al gato?

INSENSIBLE BURÓCRATA EN LA SDR

Aún no explica qué hizo con los 10 millones de pesos que aportaron los campesinos maiceros el año pasado para recibir sacos de fertilizante, que nunca llegaron, y ya el secretario de Desarrollo Agropecuario, Ramón Gabriel Ochoa Peña, busca otro negocio.

Intenta involucrarse en la perforación de pozos, mientras que en todo el territorio estatal, desde Palizada hasta Ucum, Hopelchén, desde Calakmul hasta Tenabo, desde Candelaria hasta Nunkiní, los criadores de reses claman por la ayuda gubernamental ante la grave sequía.


El exdiputado local priísta y exlíder de la bancada en el Congreso, insensible al igual que su patrona, la gobernadora Layda Elena Sansores San Román, les responde que para qué se metieron a la ganadería, si no cuentan con los requisitos.


“El que se mete a la ganadería tiene que contar con alimento y agua”, respondió bruscamente el exempresario pesquero, olvidando que las condiciones atmosféricas del Estado de Campeche no son siempre las mismas, y que en tiempos de sequía las pasadas administraciones estatales implementaron programas emergentes de dotación de pacas de zacate para alimentar a las reses.


No se esperaba menos de este Gobierno, que en campaña prometió ayudar a todos los sectores y hoy les da la espalda y no los escucha. Pero operó el inhumano contrasentido. Que se rasquen como puedan. Negativismo práctico y contundente.


“Lo hemos platicado con todos los ganaderos. El que se mete a la ganadería tiene que contar con dos temas importantes: uno es alimento y otro agua”, sentenció molesto, al aclarar que la dependencia a su cargo sólo tiene programas para perforar pozos, pero son los productores los que deben establecer sus sistemas de riego.


Advirtió que para participar en el programa de perforación de pozos, el ganadero primero tiene que gestionar el permiso ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua), y señaló que este organismo dispone de programas de apoyo, dependiendo del sector impactado. No dijo el funcionario que esos trámites en su mayoría se realizan en Yucatán, porque aquí no los autorizan.
En las comunidades indígenas se apoya con hasta el 80 por ciento de la inversión, sobre todo de alta marginación. Cuando no son, te apoyan hasta con el 50 por ciento”.


Es decir, oooootra vez los productores tendrán que desembolsar una parte de los gastos para perforar pozos, pero el generoso Ochoa Peña podrá redondear toda la inversión en esta actividad, como si los hubiera financiado al 100 por ciento el Estado. ¿Y a dónde irán a parar los saldos? ¿Otra vez a sus bolsillos? ¿O son para las campañas de su nuevo partido?


No extraña la falta de empatía del Gobierno de Todos los Sansores y de su titular en la SDA con el sector productivo campechano. Todos sabemos que le dieron ese cargo como premio de consolación por no haber sido candidato a la Alcaldía del Carmen, y porque tampoco pudo agenciarse alguna posición plurinominal federal.


En sus círculos cercanos afirma que no está a gusto en el cargo, pero es otro más de los funcionarios del gabinete sansorista que cobra puntualmente, aunque sin dar resultados.
La inercia de la producción agropecuaria estatal sigue dando buenos resultados en ganadería, apicultura, agricultura —maíz, sorgo, soya, tomate, papaya, mangos, etcétera— gracias a la iniciativa y empeño de los campesinos, a pesar de que no reciben apoyo gubernamental.


Y sí, por el contrario, padecen discriminación política, pues los escasos recursos al sector son entregados con criterios partidistas a quienes tienen puesta la camiseta de Morena, no a quienes de verdad son productivos.


Por eso hay que insistir que sólo un Gobierno sinvergüenza y mentiroso, como el de Campeche, se puede atribuir como logro suyo el rendimiento y la productividad del campo, al cual niega apoyos. Y este Gobierno de Todos los Sansores es el más cínico y desvergonzado de todos los que se han tenido.

EXPEDIENTE es elaborado con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA. Comentarios, opiniones, quejas, denuncias, elogios, ofensas, agradecimientos y sugerencias al correo electrónico: expedien75@hotmail.com

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!