Tribuna Campeche

Diario Independiente

Golpe de la realidad

Debe ser frustrante para un político descubrir que la realidad que le pintan sus asesores y lambiscones no existe en los hechos. Que en lugar de cariño, el pueblo la repudia, la rechaza, la cuestiona y hasta se divierte de sus torpezas.

Por eso es hasta cierto punto natural la reacción de doña Corrupta, de su secretaria guanajuatense y de su drogadicto sobrino loco, al haber ordenado la detención de un grupo de jóvenes que se divirtió el Sábado de Bando haciendo sátira política de la mandataria y de algunos de sus colaboradores. 

Los jóvenes disfrazados se mofaron de las mentiras de la Tía y de sus asesores y motivaron que los casi 250 mil campechanos que los vieron a lo largo del recorrido  del Sábado de Bando y que les aplaudieron a rabiar, tuvieran la misma percepción respecto del Gobierno de la 4T en Campeche.

No extraña que la “luchadora social” que hoy gobierna, haya pisoteado el derecho ciudadano a la Libertad de Expresión y de crítica, que haya ordenado que se golpeara, encarcelara y torturara a los jóvenes que participaron en la comparsa y que incluso, como ya es su costumbre, responsabilizara de esa “agresión” a la alcaldesa de Campeche.

Lo importante del hecho es que los campechanos no le creen. De nada le sirvió que sus páginas digitales a sueldo se hayan desgarrado las vestiduras por la “ofensa” a la heroína de las balas de salva y de su pareja menudista. De nada sirvió que hayan arreciado sus embates contra la alcaldesa. La abrumadora mayoría de los campechanos repudió la represión de la gobernadora, y se solidarizó con la libertad de expresión de los jóvenes.

Y vaya que eso le duele a un político, o a una personalidad política como la mandataria, que se cree popular, que se asume como querida por su pueblo, que se ha tragado los cuentos de sus asesores y lambiscones, que su verdad es la única que impera en Campeche. Este golpe de la realidad debió haberle causado profunda depresión.

Aún más: es una clara advertencia de que no tienen la plaza controlada. Que por más migajas que sigan regalando —del dinero del erario, no de ella— a los sectores más vulnerables, hoy tenemos a una sociedad más informada, más consciente y más valiente que a lo mejor en silencio, o a lo mejor con estridencia, va hacer valer su opinión en las urnas de manera contundente.

No hay duda de que este acto de represión de la gobernadora contra un grupo de jóvenes campechanos va influir en las decisiones populares del próximo 2 de junio. El pueblo ya no quiere autoridades corruptas, irresponsables, represoras y mentirosas.

El sábado anterior se burlaron de las mentiras de su gobernadora. Se mofaron de ella masivamente. Se rieron a carcajadas de sus ineptas autoridades.

Y parece que por ese mismo sentido irá el juicio popular del próximo 2 de junio. Que no quede duda.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!