Tribuna Campeche

Diario Independiente

Fiscal sin dignidad


Si no fue capaz de ganar ni siquiera la encuesta interna de su partido, para ser postulado como candidato a la diputación federal por el I Distrito Electoral, ¿con qué cabeza cree el fiscal Renato Sales que podía ganar la elección constitucional?


Sin duda alguna que el hijo de don Renato Sales Gasque está pasando por una de sus epifanías. Está conociendo su verdadera realidad, asimilando sus imperfecciones, sus limitaciones y seguramente que también la cadena de fracasos que ha acumulado a lo largo de su trayectoria.


Porque la verdad es que no. Parece que Renatito no está hecho para participar en ninguna elección.
Y en este sentido, hasta suponemos que hizo bien cuando le pidió al dirigente estatal de Morena el narquito chilango Erick Reyes León, que lo colocara en alguna posición plurinominal. Sea al Senado, a la diputación federal o a una diputación local, con miras en éste último caso, a ser el coordinador parlamentario, para que pueda manejar la marmaja.


Si en la encuesta interna le “ganó” el intolerante Héctor Malavé Gamboa, a quien seguramente le espera una estrepitosa derrota por el voto en contra de las agrupaciones religiosas y de sus miles de seguidores, ¿qué se puede esperar del futuro político de Renatito, cuya obsesión más añorada es la gubernatura del Estado?


¿O es que ya hay gubernaturas plurinominales?


La verdad es que Renatito ya le estorba al equipo gobernante. No ha tenido un aceptable desempeño en el cargo, y además se ha convertido en un obstáculo para las aspiraciones de la guanajuatense Marcela, que está urgida por controlar todo el aparato de seguridad estatal, para terminar de hundir al territorio campechano en manos de la delincuencia.
Todos sabemos que las “encuestas internas” de Morena son verdaderas farsas. Es el viejo dedazo disfrazado de democracia, y quien decide quién va y quién se queda es la gobernadora o el gobernador de cada Estado. En este caso, desde el cuarto piso se decidió que no iba Renato como candidato, pese a que esa —su postulación— era una manera elegante de deshacerse de él. Ya sabe usted que en este Gobierno no se piensa con la cabeza.
Lo cierto es que, una vez más,. Renatito está paladeando el sabor de la derrota. Ya en una ocasión la alcaldesa Biby Rabelo le dio una arrastrada electoral que lo puso en evidencia, que confirmó que su supuesto “arrastre electoral” es otro mito, al igual que su honestidad, su ética y su profesionalismo. Resultados en Campeche no ha dado, y a estas alturas no creemos que los de.
Por dignidad debería renunciar. Pero no la tiene. O bien, encomendarse a todos los santos para que su nombre aparezca en una buena posición de la lista de plurinominales. Al Senado o a la Cámara de Diputados. Y si no ocurre así, entonces mejor que vaya para su casa.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!