Tribuna Campeche

Diario Independiente

Las motos recolectoras son engaño: Herrera Díaz

El Gobierno del Estado busca estrategias para evitar gastar lo que debería, y ahorra en vías a las campañas del 2024, como ejemplo la adquisición de 52 “hormigas recolectoras”, en la que invirtió seis millones de pesos, aunque todo se trata de un solo engaño donde buscan lucirse.


Señaló lo anterior, Cleotilde Herrera Díaz, defensora de Derechos Humanos, al referir que si el proyecto busca dar empleo a quienes van a levantar los desechos, de nada sirve dar motos si no van a aportar gasolina y refacciones.


La gente de los pueblos lo que quiere es comer y no vivir de dádivas de un Gobierno solo empeñado en mantenerse en el poder, dijo en referencia a la entrega de “hormigas recolectoras”, con la que dice que fortalecerá el sistema de recolección de basura en los 13 Municipios.


Antes se destinaba el dinero para un servicio público, y se daba camiones a comunidades y Municipios, pero motos adaptadas es ahorrar dinero para desperdiciarlo, manifestó.


“No estoy a favor del programa, porque si es la entrega de motos y lavarse las manos, sería injusto, lo bueno sería que lancen ese programa y sea beneficioso para quienes vayan a trabajar”.
“Porque en los pueblos vive gente muy marginada y vulnerable, entonces comprar motos en lugar de camiones, le sale barato al Gobierno del Estado”.


Ellos buscan estrategias para no gastar, ahorrarse ese recurso y financiarse sus campañas y levantar la bandera en 2024, pero quienes saben de esa estrategia, pues la exhiben, indicó.


Lamentó que engañen con cualquier cosa al pueblo, pues ellos como todos se merecen servicios públicos dignos, y lo peor es que llegan también con una bolsa con maseca, sal, galleta y papel del más barato, pero lo más raro que les traen sanitario, pero que se van a limpiar si la gente tiene hambre.


Ojalá las “hormigas recolectoras” sea un programa ambiental, pero con compromiso de desarrollo de los pueblos, es decir, que sea pensado con responsabilidad, ya que si lo piensan bien, generarían chamba, ingreso permanente, no nada más por campaña.


“Voy a engañarlos de que me preocupan, que los quiero ayudar, ya se acabó mi campaña y que ‘chinguen a su madre’, es tiempo que los gobiernos se den cuenta que no todos estamos con los ojos cerrados, que recuerden que a los 15 días los perros abren los ojos”.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!