Tribuna Campeche

Diario Independiente

El conflicto crece

De nada sirvió el espaldarazo que le dio el presidente López Obrador a la gobernadora Layda Sansores, ante el conflicto irresuelto que ya ajusta dos semanas, con más de 900 elementos policiacos de la entidad.

Si la gobernadora Sansores y el presidente López Obrador esperaban que ese desafortunado mensaje desactivara la protesta policiaca, o le restara el respaldo ciudadano, hay que afirmar que ambos se equivocaron porque el conflicto se mantiene y crece, y el apoyo popular es hoy más fuerte, incluyendo a muchísimos militantes del partido del Presidente.

Ha habido mensajes de respaldo de diversas corporaciones policiacas de otras entidades del país, y el tema se ha ganado las primeras planas de los diarios y noticiarios nacionales, que le conceden legitimidad y alto valor al movimiento de los policías contra su jefa Marcela y contra la gobernadora Layda.

El ejemplo de los uniformados campechanos ha motivado que elementos de la Fiscalía General del Estado se sumen a la protesta —silenciosa aún— porque también ahí hay graves irregularidades. Nos hicieron llegar un escrito con sus quejas, que en resumen presentamos:

“La austeridad republicana ya sobrepasó los límites pues llevamos ya casi tres años mendigando. El material de oficina y de limpieza se redujeron 90 por ciento, al grado de indicarnos nuestros jefes y jefas directos (sub-directores,  directores y vicefiscales) que se le diga a los usuarios que si quieren denunciar y ante la falta de hojas blancas y toner para imprimir, que ellos lo compren. Si quieren, si no, ni modo.

El material de oficina se redujo en 90 por ciento; desde hace más de  dos años, se canceló a todos el pago de viáticos, de 400 pesos quincenales se redujo a 200 y ya solo dan 50 litros de gasolina a la semana, incluso se ordena no ir a los reportes para no consumir la poca gasolina,

Las instalaciones están para llorar, sobre todo de los destacamentos, los cuales por lo general no son del Estado sino prestados, como el de Sabancuy, cuyo propietario del predio al ver que le debían varios meses de renta, se vio en la necesidad de correrlos. Y si alguien dice algo o reclama,  lo cambian de destacamento, “para que dejen de llorar”.

Hace un par de semanas comenzaron con la vieja práctica de solicitar copias de nuestras credenciales para votar y quienes se negaban los amenazaban con correrlos, armarles una carpeta de investigación por un delito inventado o si bien te va, cambio de destacamento a los lugares más lejanos. Quieren las copias de nuestras credenciales para afiliarnos a Morena, o nos la decomisan para que no salgamos votar y ellos lo hagan por nosotros obviamente a favor de Morena”.

Hasta allá el escrito. Con las graves, gravísimas denuncias que ojalá alguna autoridad responsable pueda investigar.

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!