Inicio»App»Sin avances, caso de joven que murió en la policía

Sin avances, caso de joven que murió en la policía

0
Compartidos
Google+

La Fiscalía General del Estado de Campeche aún no esclarece la muerte del joven  champotonero Erubiel C.V., quien falleció el lunes 7 de marzo cuando se encontraba bajo custodia de la Policía Estatal (PE), en la Secretaría de Protección y Seguridad Ciudadana (SPSC).

A 14 días de lo ocurrido, no hay personas aseguradas, mientras que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Campeche obtuvo respuesta “positiva” a la petición de la copia de la carpeta de investigación sobre lo ocurrido, aunque no ha proporcionado detalles de las investigaciones.

La Fiscalía ha guardado total hermetismo. Fuentes no oficiales señalaron que las investigaciones las lleva a cabo el personal de la Vicefiscalía General para la Atención de Delitos de Alto Impacto, que se ha rehusado a informar del avance de sus investigaciones.

Se espera que la autoridad ministerial bajo el mando de Renato Sales Heredia no encubra al personal de la titular de la SPSC, la guanajuatense Marcela Muñoz Martínez, cuyo hijo, Arturo Bravo Muñoz, se encuentra como encargado de la Vicefiscalía General de Asuntos Internos, y podría constituir un obstáculo para saber las causas de la muerte del joven.

Hay que recordar que la SPSC admitió en un comunicado que los agentes de la PE observaron que el joven estaba herido cuando atendieron el reporte de riña, y el ciudadano no identificado que señaló que el joven se había metido a un predio sin permiso.

Se investigó que Erubiel C.V., originario de Pixtún, Champotón, había llegado  al Fraccionamiento Montecarlo a visitar a sus hijos y pareja sentimental, de quien está separado. Sin embargo, tras discusión familiar, se solicitó a los agentes del orden que lo retiraran del lugar.

Los oficiales solicitaron una ambulancia —que no llegó— por lo que decidieron asegurarlo y llevarlo a las instalaciones de la SPSC, en lugar de trasladarlo a un sanatorio para que recibiera atención médica.

El protocolo indicaba que una vez que los médicos auxiliaran al asegurado, los policías debían ponerlo a disposición del Ministerio Público en la Fgecam, para que se procediera a determinar si se encontraba dentro de los supuestos de la comisión de algún delito. Los agentes policiacos lo llevaron directamente a la base policíaca, donde finalmente falleció el joven, que contaba con 21 años de edad.

El personal del Servicio Médico Forense (Semefo) levantó el cadáver, mientras que elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) y del Instituto de Servicios Periciales procesaron la escena.

Los elementos de la PE rindieron su declaración ante la autoridad ministerial y posteriormente quedaron en libertad. No han sido separados de sus cargos y todas las autoridades han callado sobre lo que ocurrió.

Noticia anterior

Juicio a exalcaldes que desviaron los recursos públicos

Siguiente noticia

Tractocamión le aplastó el cráneo