Inicio»App»De nuevo, vecinos impiden desalojo

De nuevo, vecinos impiden desalojo

0
Compartidos
Google+

Grupo de mujeres retuvo a quien promueve la acción de la justicia

Por cuarta ocasión, vecinos de la colonia Héctor Pérez Martínez se opusieron a un desalojo y echaron abajo la diligencia judicial, donde están enfrentados familiares por una casa habitada por menores y una persona discapacitada.

Rodeados de policías y un actuario de la Casa de Justicia, decenas de colonos y familiares que defienden la propiedad, se aferraron y con jalones e insultos retaron a que nadie entraría a la casa, la cual estaba siendo vaciada.

Para frenar el desahucio y poner fin a la diligencia, un grupo de mujeres retuvo a la fuerza a quien promueve la acción de la justicia, hasta forzarlo a pedir a las autoridades judiciales que desistieran.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 11 de la mañana, cuando autoridades municipales y de Casa de Justicia arribaron al domicilio marcado con el número 134 de la calle 37, esquina con 50-A de la mencionada colonia.

Los vecinos aclararon que su enojo obedece a que las autoridades aprovecharon que por cuestiones de salud el propietario salió de viaje, para ejecutar el desalojo, sin importar que en el interior estuvieran menores y una persona con capacidades especiales, violando a toda costa los derechos que los protegen.

Llegaron tres camionetas de mudanzas, la cuales lograron llenar de artículos del hogar para trasportarlas a una vivienda ubicada en la colonia Salitral. Tras varias horas de tensión y roces entre abogados de las partes, policías municipales intentaron intervenir.

La turba enfurecida de vecinos les ganó el valor, pues no siguieron sacando pertenencias del inmueble. Como medida de presión fue retenido un hombre, a quien gritaban “ratero”, “delincuente” y “abusivo”, señalado como responsable del desalojo.

El retenido tuvo que hablarle a la gente de las mudanzas para que devolvieran las pertenencias, de lo contrario, no lo dejarían ir. Agentes de la Dirección de Seguridad Pública y Policía Estatal Preventiva permanecieron como espectadores.

Horas después, la diligencia fue truncada por cuarta vez, y los propios vecinos metieron a la casa las cosas que los trabajadores de la mudanza habían sacado.

El abogado de la parte que promovió el desalojo, Jonathan Omar Polanco, recalcó que es la cuarta vez que no logran el objetivo, por la intervención de los vecinos en un asunto que compete solamente a los interesados.

En ningún momento quienes habitan el domicilio han metido la documentación que confirme que hay una persona con capacidades especiales, y si fuese la autoridad competente tendría que enviar personal especializado en estas situaciones.

Noticia anterior

Superan criminales a fuerzas policiacas

Siguiente noticia

Engañó el fiscal a familia de Ángel