Tribuna Campeche

Diario Independiente

De traficantes a empresarios

Da click para más información

NUEVA YORK, EU (El Universal).— Nueva York está a punto de otorgar las primeras licencias para vender mariguana legalmente en el Estado. El pasado 26 de septiembre, la Oficina de Gestión de Cannabis cerró la ventana de aplicación y a mediados de noviembre se espera que anuncie los nombres de los ganadores.

La conquista no es fácil: más de mil 300 personas han solicitado una licencia en el Estado, pero sólo 150 podrán conseguirla y abrir su dispensario de cannabis antes de que termine el año (70 de ellas en la Gran Manzana).

Es un negocio millonario que generará entre 19 mil y 24 mil empleos en los próximos años, e ingresos por cuatro mil 200 millones de dólares para 2027. Por eso no es de extrañar que además, los legisladores estatales han lanzado un fondo de inversión con capital inicial de 50 millones de dólares, que esperan recaudar más de 200 millones del sector privado para ayudar a los primeros nuevos empresarios a lanzar su negocio.

Para ser ganador hay que tener un pasado criminal y haber cumplido condena por tráfico o consumo de cannabis. Los primeros permisos se van a dedicar a exconvictos, en un intento de apoyar su inclusión social. “Muchos piensan que es una desventaja para los que respetan la ley, pero el objetivo es promover el éxito de aquellos reconocidos como solicitantes de equidad social y económica, incluidas personas de comunidades que se vieron afectadas de manera desproporcionada por la prohibición del cannabis”, explica la abogada de Leaf Legal, P.C., Stephanie R. Schuman, al frente de un despacho especializado en el sector legal del cannabis.

El Universal conversó con Coss Marte, uno de los posibles ganadores de estas licencias que cuestan dos mil dólares. Un exitoso hombre de negocios y extraficante de drogas, que a sus 36 años ha pasado seis en prisión por tráfico de mariguana y otros estupefacientes. Nació en República Dominicana. Ahora dirige su propio gimnasio, ConBody, en Lower East Side, el mismo barrio donde antes vendía su mercancía. Gracias a su pasado ahora tiene más posibilidades de salir ganador.

“Otro de los requisitos es demostrar que posees un negocio próspero por dos años. Yo abrí mi gimnasio en 2013 y doy trabajo a 50 expresidiarios”. Son trabajadores que han cumplido condena como él y ahora se han reinsertado. En el papel, Marte es el candidato perfecto para poseer un dispensario de cannabis a mediados de noviembre.

Marte confiesa que uno de sus miedos es que no haya suficiente inventario para hacer frente a la gran demanda. Sin embargo, las autoridades también pensaron en las licencias para el cultivo de cannabis. En abril se aprobaron las 52 aplicaciones que serán las encargadas de proveer de mercancía. “Las granjas de Nueva York han sido la columna vertebral de la economía de nuestro Estado desde antes de la revolución americana, y ahora estarán en el corazón de la industria del cannabis más equitativa de la nación”, dijo la gobernadora Kathy Hochul cuando anunciaron los primeros permisos.