Tribuna Campeche

Diario Independiente

Avivará crisis humanitaria cambio climático y guerras

Da click para más información

CON MAYOR RIESGO DE DETERIORO 20 PAÍSES

ESTADOS UNIDOS (Reuter).— Los conflictos armados, el cambio climático y las dificultares económicas acelerarán las crisis humanitarias alrededor del mundo en 2023, particularmente en una decena de países africanos y en dos latinoamericanos, Haití y Venezuela, según un estudio de la ONG Comité de Rescate Internacional (IRC).

El organismo, con sede en Nueva York, aseguró que el número de personas con necesidades humanitarias se ha disparado en la última década, al pasar de 81 millones en 2014 a 339.2 millones para 2023 y las personas obligadas a huir de sus hogares subieron de 60 millones en 2014 a más de 100 millones en la actualidad.

En su reporte “Emergency Watchlist 2023”, IRC ubica a 20 países con el mayor riesgo de deterioro en su situación humanitaria para el próximo año. La lista es bastante similar a la de 2022 y está compuesta por naciones afectadas por conflictos como Somalia, Etiopía, Afganistán y Ucrania, además de otras de África, Medio Oriente, Haití y Venezuela.

El estudio indica que la brecha entre necesidades humanitarias y financiación ha venido creciendo al punto que el déficit a nivel mundial a noviembre de 2022 ascendió a 27 mil millones de dólares.

“Los donantes no están respondiendo proporcionalmente a medida que crecen las necesidades humanitarias y, por lo tanto, de financiación”, sostuvo la ONG creada en 1933 por iniciativa del renombrado físico alemán Albert Einstein, para ayudar a las personas perseguidas por las políticas raciales de Adolf Hitler.

“Y el resultado es que las comunidades afectadas por la crisis no pueden acceder a los servicios que necesitan para sobrevivir, recuperarse y reconstruir sus vidas”, agregó.

El cambio climático está acelerando rápidamente las emergencias humanitarias, dijo el IRC, a pesar de que los 20 países de la lista tienen poca responsabilidad en el asunto al contribuir sólo con el 2% de las emisiones mundiales de CO2.

Los conflictos aumentan en duración como en extensión y destruyen los sistemas y servicios de los que dependen las comunidades, apuntó el estudio.

Y la crisis económica, surgida por la invasión de Rusia a Ucrania y azuzada por la pandemia del coronavirus, está profundizando la inseguridad alimentaria.