Inicio»Policía»Muertes no deben quedar impunes

Muertes no deben quedar impunes

0
Compartidos
Google+

“Que no quede impune y que el responsable de la cara”, señaló con el dolor a flor de piel, Alicia Hernández Juárez, madre de la embarazada y abuela de la niña que fueron atropelladas, junto con elemento de la Guardia Nacional (GN), en la avenida José López Portillo, donde los adultos perdieron la vida.

Le pido a la gobernadora que se haga justicia y a la ciudadanía, si sabe sobre al automovilista responsable, por favor de acercarse ante las autoridades para informarlo, refirió.

El cuerpo de Claudia Esther García Hernández, quien contaba con 30 años, y ocho meses de embarazo, fue velado ayer, junto con Francisco Aké Moreno, integrante de la GN.

La pequeña de ocho años continúa grave y en terapia intensiva en el Hospital General de Especialidades “Dr. Javier Buenfil Osorio”.

“Necesitaremos atención psicológica para decirle a mi nieta que ya no está su mamá, por ahora su papá está con ella y no sabemos cómo va a evolucionar”.

“Él no puede estar en las calles, porque otra familia podría sufrir lo mismo que la mía y la de Francisco”.

Claudia Esther había terminado su relación sentimental y había iniciado una nueva, además, estaba empezando un negocio de venta de comida y la noche del sábado salió con su excuñado.

Era maravillosa, una persona luchadora, trabajadora, amable, caritativa, no es justo que por culpa de alguien tan imprudente haya fallecido ella y mi nieto, refirió al punto del llanto.

Alicia reveló que ninguno de los parientes del conductor se ha comunicado con ella y le exige que se haga responsable.

Noticia anterior

Dos detenidos por venta de drogas en la UEyT 2

Siguiente noticia

Dan último adiós a Claudia y Francisco